Home / CURIOSIDADES / Fotos de las 10 tradiciones sexuales más extrañas del mundo

Fotos de las 10 tradiciones sexuales más extrañas del mundo

dimage1911-640x325Los humanos utilizamos el sexo como herramienta de  diversión y relajación más que de reproducción (todos lo sabemos). Pero ¿sabías que en varios lugares del mundo las personas tienen costumbres sexuales de formas que dan miedo?

La gente de De10.mx y oddee.com hicieron un top  que te resumimos acá de la forma más “placentera” posible.

1. Beber semen para ser todo un hombre.

¡Salud!” Diría nadie, nunca, jamás, al menos en Venezuela. EnPapúa, Nueva Guinea hay una tribu que se llama losSambianos y según sus tradiciones, los niños a los 7 años de edad dejan de vivir con las mujeres de la tribu para convivir con personas de su mismo género hasta que cumplen 17.

Ahora ¿qué pasa en ese exilio? Los niños cuando llegan a los 12 años (prepárate para frikearte) los obligan a tener sexo oral con los adultos mayores porque “este es el líquido que fortalecerá a los chicos”, nutriendo un órgano sexual interno llamado “tingu”, el cual “nace seco” y es en la adolescencia cuando deben nutrirlo.

El crecimiento de los niños, el desarrollo muscular de los mismos y el crecimiento de los genitales, hechos naturales que se dan en todo ser humano, es la prueba para los jefes de dicha tribu que esta costumbre realmente es efectiva (Fuck logic).

2. Circuncidado y “gracias, volverás pronto”. 

Los Mardudjara son una tribu aborigen de Australia, la cual tiene la costumbre de que a los niños varones, cuando cumplen seis años de edad, son llevados por el líder a una hoguera para acostarlos muy cerca del fuego, mientras otros miembros de la tribu bailan y cantan alrededor de su cuerpo (hasta ahora van mejor que losSambianos).

Es en ese momento cuando el jefe de la tribu le practica una circuncisión al pequeño mientras otros ayudan utilizando cuchillos que “tienen poderes mágicos”. El único alivio del pequeño es morder un pedazo de madera para no sentir tanto dolor (ok, los Sambianos acaban de empatar el primer puesto).

Cuando termina el ritual, el niño es obligado a acercarse a las llamas para que el humo “purifique su herida” y es obligado a comer un pedazo del prepucio que le fue retirado (“Yum yum!!” dirían los caníbales pedófilos, si es que existen). Meses después, este chico volverá a ser llevado a la hoguera para ahora hacerle otro corte que va desde el frenillo hasta casi el escroto (y tu que pensabas que había terminado la historia en el párrafo anterior).

3. A los 6 años ya puedes menear la maraca.

Este suena más “normal”, vamos a ver de qué va.

Las islas Trobriand (también llamadas islas Kiriwina) se hallan en Nueva Guinea (¿habrá algo en el agua de allá?). En ella viven casi12 mil habitantes, la mayoría, pertenecientes a la tribu los Trobriandeses.

En este grupo étnico la sexualidad se vive desde muy temprana edad, pues consideran que no existe relación entre ésta y los embarazos en las mujeres, ya que se cree que son fecundadas por los espíritus de la isla vecina de Tuma (Al mejor estilo “!Dinkelbeeeeeerrg!”).

A las niñas se les permite tener su primera experiencia sexual entre los seis y ocho años de edad, mientras que a los niños entre los 10 y 12. Es por ello que aquí no está mal visto haber tenido muchas parejas sexuales antes del matrimonio, lo único que se les prohíbe es compartir la comida. Esto quiere decir que podrías morir de hambre pero de “hambre” nunca ¡Win!

4. “¡Mírame teniendo sexo en el río como todos!”.

Cerca de Puerto Príncipe, la capital de Haití, están las cataratas deSaut-d’Eau, un sitio considerado “santo”, pues la tradición señala que fue ahí donde se apareció la Virgen María a mediados del siglo XIX con la imagen del vuduísmo, Erzulie Dantor, la diosa del amor.

A mediados del mes de julio, practicantes y creyentes del vudú realizan una peregrinación a este sitio, donde las mujeres se bañan completamente desnudas en sus aguas, además de sacrificar animales, cuya sangre es mezclada con el barro del lugar y en donde la gente se revuelca e incluso, lleva a cabo actos sexuales (amateurs al lado de los Sambianos y Mardudjara).

5. Hermanos que comparten esposa.

O mejor dicho “todo queda entre familia”.

Este hecho se da en Nepal y otros territorios del Himalaya, debido a que hay poca tierra disponible para poder llevar a cabo actividades agrícolas y ganaderas, las familias deben vivir juntas para poder sobrevivir a base del alimento (arrimados todos somos felices).

Por eso se acostumbra que los hermanos tengan a la misma esposa para que así todos vivan como una sola familia.

Las mujeres que experimentan este tipo de matrimonios aseguran que son felices, pues saben darle su tiempo necesario a cada uno de sus hombres (¡Upa vale!).

6. “A que te la tumbo”.

Se tratan de los Wodaabe, en Nigeria. Los hombres de esta tribu son considerados como “los más bellos de todo el planeta” (tomando en cuenta que es una tribu y no tienen Tumblr, cualquiera podría pensar eso), así que todos se la pasan compitiendo para “soplar el bisteck boletamente” a sus conocidos.

Resulta que los padres arreglan los matrimonios de sus hijos, desde que son unos niños, los cuales deberán vivir en pareja cuando sean grandes con primos u otras personas del mismo linaje (más o menos como en la India). Cuando son adultos, ellos tienen la oportunidad de cambiar de pareja en el Festival Anual de Gerewol, en donde los caballeros visten trajes y maquillaje muy elaborados para así impactar a alguna dama.

Si la pareja logra escaparse de la fiesta sin que nadie se dé cuenta, será reconocido como un nuevo matrimonio, basado en el amor (es como la canción de El Alacrán de Sandy y Papo, en Nigeria).

7. ¿Masturbarse en público? Normal. 

En el antiguo Egipto, se creía que la creación de todo el universo fue obra de la eyaculación del dios Atum, por lo que esta sociedad veía la masturbación con buenos ojos (y seguimos pensando en los Sambianos ¿Un trago de semen para que seas más hombre? ¡Que chimbo vale!).

Tanto es que los faraones de esta civilización convocaban a su pueblo a reunirse a la orillas del río Nilo para presenciar un rito que consistía en ver como él se masturbaba frente a todos, con la intención de asegurar la abundancia del agua.

Imagínense al faraón y que “tengo ganas de asegurar el agua. Giggidy, giggidy, giggidy”.

8. ¿Eres gay? Eso no importa, venga.

En la Grecia de antaño no había diferencias respecto a las preferencias sexuales, ya que no existían como tal, pues las personas no eran diferenciadas por ser hombres o mujeres. 

En aquella sociedad los roles sexuales consistían en ser dominantes/activos o sumisos/pasivos. El primero era el encargado de llevar a cabo la penetración, acto relacionado con la masculinidad y con gran estatus social, mientras que los pasivos se les etiquetaba con la feminidad, pero no era exclusivo para las mujeres, así como con la clase baja y la juventud (si ves Spartacus entenderás muchas cosas que pasaban ahí).

9. Hey, tu, niño, ven acá un momento…

Grecia llevándose otra mención: la forma más común de que un hombre tuviera relaciones sexuales con alguien de su mismo género era, precisamente, practicando la pederastia (íbamos a decir algo sobre esto, pero mejor no).

Quienes deseaban saciar esa necesidad eran, por lo general, caballeros mayores que seducían y convencían a jovencitos adolescentes. De hecho, al conquistador se le denominaba erastés, mientras que los otros eran los eromenos.

Lo único que estaba prohibido era seducir a niños menores de 12 años (inserte un gesto de incredulidad aquí).

10. Pago por sexo con mi novia.

Es como un servicio prepago pero con el paquete completo. La cultura musulmana es considerada como una de las más estrictas respecto a la vida sexual de hombres y sobre todo, de las mujeres.

Ejemplo de ello es que las parejas sólo tienen permitido tener relaciones en la posición “El Misionero” (que chimbo).

Aunque en Irán, una pareja que quiere tener relaciones sexuales antes de casarse puede tramitar un “matrimonio temporal”, el cual consiste en pagar una cantidad importante de dinero por una pequeña ceremonia y un contrato que estipula el tiempo que durará dicha relación.

Es cuestión de “invertir” bien ese dinero, nada de “3 polvos y chao pescao”.

¿Te sigue pareciendo extraño que tu pareja tenga un bozal, látigos o quiera un beso negro? Piensa en los pequeños niños Sambianos y dinos tu respuesta.

vía www.planetaurbe.com

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster

Deja un comentario