Home / NACIONALES / La Academia de Ciencias Dominicana favorece despenalización del aborto

La Academia de Ciencias Dominicana favorece despenalización del aborto

Santo Domingo, R.D.- Fiel a su lema : “Por la libertad de pensamiento y la verdad científica”  frente al desgarrarte drama humano de la penalización del aborto previsto  en la Ley de Reforma del Código Penal Dominicano   y ante la denigrante y desafortunada decisión del Senado de la República que insiste en el rechazo de las prudentes y sabias observaciones del Señor Presidente, Lic. Danilo Medina que favorece  tres eximentes de despenalización del aborto:  

a) Cuando peligre la vida de la madre; b) En caso de violación o incesto; c) Cuando se determina que hay mal conformación del feto incompatible con la vida, la Academia de Ciencias de la República Dominicana apegada a sus principios, se siente en la obligación ética y moral de fijar públicamente su posición ante la sociedad y los poderes públicos del Estado,  reiterando  su respaldo al veto presidencial,  que cuenta con el firme apoyo de la mujer y del grueso de la sociedad dominicana que favorecen el derecho a la vida y a la dignidad del ser humano,  y condena la aberrante condenación impuesta por congresistas, la Iglesia Católica y pseudo cristianas que por razones de creencia y fe religiosa desconocen el derecho a la vida y  a la dignidad humana,  tal como lo establece   la Constitución de la República  al referirse a la función esencial del Estado.  Art. 8:“La protección efectiva de los derechos de la persona , el respeto a su dignidad y la obtención de medios que le permita perfeccionarse  de forma igualitaria y progresiva dentro de un marco de libertad individual y de justicia social compatible con el orden público, el interés general y los derechos de toda persona”;  muy  acorde con lo consignado en  su Art. 7:  “La República Dominicana es un estado social democrático de derecho – no confesional o religioso- fundado en el respeto de la dignidad, los derechos fundamentales, la soberanía popular… y que consagra,  enfáticamente, el Art. 38 de la Constitución  cuando proclama: “El Estado se fundamenta en el respeto a la dignidad de la persona humana y se organiza para la protección real y efectiva de los derechos fundamentales que le son inherentes. 

La dignidad del ser humano  es sagrada,  innata e inviolable; su respeto y protección constituyen una responsabilidad esencial del Estado.

Nada más sagrado que el derecho a la vida y a la dignidad de la persona humana: Nada más  justo, cuando se trata de la mujer abusada,  que su mayor protección.

Sobre francisco portes

francisco portes