Home / ACTUALIDAD / LN: Dodgers empatan serie con Mets; Cubs van a playoff

LN: Dodgers empatan serie con Mets; Cubs van a playoff

NUEVA YORK — Clayton Kershaw cumplió con el deber, y los Dodgers siguen con vida en los playoffs. El tres veces ganador del premio Cy Young maniató a los Mets durante siete innings y, gracias a un racimo de tres carreras en el tercer acto, Los Ángeles se impuso el martes 3-1 a Nueva York para forzar un decisivo quinto juego de la serie divisional de la Liga Nacional.

El quinto juego se disputará el jueves en el Dodger Stadium, y el ganador deberá vérselas contra los Cachorros de Chicago en la serie de campeonato.

Zack Greinke, ganador del segundo juego, será el abridor de los Dodgers. Jacob deGrom, quien venció a Kershaw en el primer partido, abrirá por los Mets.

Una noche después que Brett Anderson no supo preservar una ventaja tempranera de tres anotaciones, los Dodgers dispusieron de otro zurdo que sí supo enfriar a los bates de Nueva York, al aplacar el frenesí de los fanáticos del conjunto local.

Llamado al rescate con tres días de descanso, Kershaw lució como el pitcher que es intratable temporada regular con su alucinante curva: recetó ocho ponches. Un jonrón solitario de Daniel Murphy en el cuarto episodio fue uno de los tres hits que permitió el reinante Jugador Más Valioso, además de conceder un boleto.

“Estoy muy contento por él, es un tremendo muchacho”, dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. “Es una de las cartas de presentación del béisbol, y de veras que te sientes feliz por él, por haber podido hacer esto esta noche”.

Kershaw pudo sonreír esta ocasión en el Citi Field, luego que en las dos postemporadas anteriores salió derrotado en partidos con los Dodgers al borde de la eliminación, en una oportunidad con menos descanso de lo habitual. También cortó una racha de cinco reveses seguidos en los playoffs, la más prolongada en la historia de la franquicia.

“No hay ninguna maldición o nada parecido”, dijo Kershaw. “Era cuestión de superar el séptimo”.

“Quería mandar esto de vuelta a Los Ángeles”, añadió. “Me siento confiado con Zach en el quinto juego en casa, así que salí decidido a dejarlo todo”.

Kershaw quedó con foja de 1-1 y efectividad de 1.89 en tres salidas de playoffs con tres días de descanso, totalizando 23 ponches en 19 innings.

“Clayton estuvo fabuloso, del principio al final. No había duda que iba a brillar. Se le vía en la mirada, como diciéndote, *hoy me encargo de esto”’, dijo el primera base de los Dodgers Adrián González, quien remolcó una carrera con un sencillo y luego anotó otra al correr desde primera al plato.

Chase Utley, pese a estar habilitado mientras apela una suspensión, volvió a quedarse en la banca.

A los Dodgers les bastó con anotar tres veces ante el novato Steven Matz. Con dos outs en el tercero, el mexicano González empalmó un bombito a lo corto del jardín central y luego el ex Met Justin Turner añadió un doble por el rincón del bosque izquierdo que trajo dos carreras más. El jardinero de los Mets, Yoenis Céspedes, se demoró en recuperar la pelota, permitiendo que González –uno de los corredores más lentos de las mayores– anotara desde primera.

“Como que encontré una segunda marcha. Tengo piernas”, bromeó González sobre su carrera.

Esas tres carreras fueron más que suficientes para Kershaw, y asestaron a Matz su primera derrota en las Grandes Ligas. Y para los Dodgers fue su primer triunfo de visita en playoffs tras siete derrotas en fila.

Chris Hatcher y Kenley Jensen se encargaron de los últimos dos innings. El cerrador Jensen sacó los últimos cuatro outs para su segundo salvado de la serie.

Con dos corredores en el octavo y 3-2 en la cuenta, Jansen sorteó el mayor aprieto de la noche al retirar a Murphy con un elevado al derecho.

Matz se subió al montículo por primera vez en 19 días, luego que una dolencia en la espalda le afectó al final de la campaña. En apenas su séptima apertura con los Mets, el pitcher de 24 años lució dominante al principio con su curva.

Pero los Dodgers supieron descifrar ese pitcheo en el tercero, incluyendo el mismo Kershaw al abrir el inning con un sencillo para el hit del juego.

Luego del hit productor de González, Turner depositó una curva en cuenta de 2-0 por el izquierdo para poner el 3-0 en la pizarra. Después que los Mets le dejaron ir tras la campaña de 2013, Turner firmó con los Dodgers y en esta serie batea para .467 (siete hits en 15 turnos).

Matz fue reemplazado por un bateador emergente en el quinto tras permitir tres carreras y seis hits. El veterano dominicano Bartolo Colón sustituyó a Matz y colgó dos ceros tras lanzar 26 pitcheos la noche anterior.

“El pitcheo del que estoy seguro se arrepiente es el que le conectó Kershaw”, dijo el piloto de los Mets, Terry Collins.

Luego de sucumbir por primera vez en ocho partidos en casa en series divisionales, los Mets confían en que podrán ganar de visita.

“Nos sentimos tranquilos y confiados para el quinto. Jacob lanzó un juegazo la última vez ahí”, indicó el tercera base David Wright.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Enrique Hernández de 4-2 con una anotada. El mexicano González de 4-1 con una anotada y una producida. El cubano Yasiel Puig de 4-0.

Por los Mets, el cubano Céspedes de 4-1. El venezolano Wilmer Flores de 3-0. El dominicano Juan Lagares de 2-1.

Cachorros van a la fina de la Liga Nacional

CHICAGO — Joe Maddon posó para una selfie con su esposa; Jon Lester roció el champán, acompañado por su hijo pequeño y el roquero Eddie Vedder, de la banda Pearl Jam, celebró en el montículo.

Para los Cachorros de Chicago y sus fieles seguidores, éste era un festejo largamente pospuesto.

Kyle Schwaber, Anthony Rizzo y el boricua Javier Báez dispararon sendos jonrones y los Cachorros resolvieron a su favor una serie de postemporada en el Wrigley Field, algo que jamás habían conseguido en su larga historia, al doblegar el martes 6-4 a los Cardenales de San Luis.

Chicago ganó la serie divisional de la Liga Nacional en cuatro juegos. Sólo una vez desde 1908, cuando conquistaron por última vez la Serie Mundial, los Cachorros habían ganado una serie de playoffs. Jamás lo habían hecho en este parque construido hace un siglo.

“Es como béisbol de fantasía, ¿no?”, preguntó el presidente del club Tom Ricketts, incrédulo y bañado en champán.

Era realidad. Ante una multitud delirante que no dejó de agitar toallas, Chicago logró algo que añoraban distintas generaciones de fanáticos.

“Apenas puedo imaginar cómo será el paso siguiente”, dijo Lester, el zurdo que ganó dos veces el Clásico de Otoño con Boston. “Y luego el siguiente”.

El cerrador venezolano Héctor Rondón ponchó a Stephen Piscotty con un lanzamiento que pegó en el suelo. El receptor venezolano Miguel Montero tomó la pelota y tocó a Piscotty para que concluyera el encuentro.

Los peloteros de Chicago salieron de la cueva para dar rienda suelta a la celebración.

“Lo merecen”, dijo Rizzo en medio de la fiesta. “Ojalá que esto sea sólo una prueba de lo que está por venir”.

El equipo dirigido por el manager Joe Maddon, que avanzó a los playoffs con el boleto de comodín, se medirá al ganador de la serie entre los Dodgers de Los Ángeles y los Mets de Nueva York.

Los Dodgers ganaron el martes, igualaron la serie 2-2 y el jueves disputarán el quinto y decisivo duelo en Los Ángeles.

La última vez que los Cachorros llegaron a la Serie de Campeonato fue en 2003, cuando cayeron en siete juegos ante los Marlins de Miami. Chicago perdió esos dos últimos encuentros en casa, incluido uno muy recordado por la intervención de un espectador que frustró un out crucial por parte de Moisés Alou.

Chicago debutó en el Wrigley Field en 1916, ocho años después de que se coronó por última vez en el Clásico de Otoño.

Ningún equipo lució mejor que los Cachorros en la recta final. Terminó tercero en las mayores, con 97 triunfos, luego de cinco campañas perdedoras en forma consecutiva.

Los Cachorros eliminaron ya a los dos rivales que terminaron arriba de ellos en la División Central. Superaron a Piratas de Pittsburgh en el duelo de comodines y dieron cuenta de los Cardenales, el mejor equipo de la campaña regular, con un total de 100 victorias.

San Luis dio un paso atrás. Había llegado a la Serie de Campeonato en los últimos cuatro años.

El garrotazo solitario de Rizzo por todo el jardín derecho devolvió la delantera a Chicago, por 5-4 en la sexta entrada, ante Kevin Siegrist, quien terminó cargando con la derrota. San Luis había rayado dos veces en la parte alta de ese inning.

Pero el garrotazo de Schwarber en el séptimo capítulo fue simplemente descomunal. Los fanáticos, que ya ovacionaban a su equipo, enloquecieron cuando la pelota desapareció por encima de la pantalla de video, donde hay un anuncio publicitario.

Báez logró su vuelacerca de tres carreras ante John Lackey en el segundo episodio, por Chicago, que ha ganado 12 de sus últimos 13 encuentros.

Por los Cardenales, el dominicano Jhonny Peralta de 3-1 con una anotada.

Por los Cachorros, el cubano Jorge Soler de 3-0. El dominicano Starlin Castro de 3-0 con una anotada. El venezolano Montero de 3-0. El puertorriqueño Báez de 3-2 con una anotada y tres producidas.

Sobre francisco portes

francisco portes