Home / ACTUALIDAD / Ex pelotero de RD figura entre 22 extranjeros esperan ser ejecutados en Texas

Ex pelotero de RD figura entre 22 extranjeros esperan ser ejecutados en Texas

Gomez ....AUSTIN, Texas .- Junto al nicaragüense Bernardo Tercero, cuya ejecución está programada para este miércoles, hay otros 21 extranjeros en el corredor de la muerte en Texas (EEUU), en su mayoría mexicanos y centroamericanos, aunque también los hay de Suramérica, Asia y el Caribe.

Si nada lo impide, al nicaragüense lo ejecutarán el miércoles a las 18.00 hora local (23.00 GMT) en la cárcel de Huntsville, la más antigua de Texas y en la que ya han sido ajusticiados 13 extranjeros desde marzo de 1993, cuando el dominicano Carlos Santana murió a manos de sus verdugos.

Tercero fue condenado por asesinar a otro hombre en 1997 durante un atraco en una lavandería de Houston, crimen por el que ha pasado los últimos 15 años de su vida en el temido corredor de la muerte de Texas, ubicado en la cárcel de Polunsky.

Además de Tercero, en Texas están condenados a muerte once mexicanos, tres salvadoreños, dos hondureños, un argentino, un dominicano, un vietnamita, un bangladesí y una única mujer nacida en la isla caribeña de San Cristóbal y con pasaporte británico.

 

Ex pelotero dominicano

El dominicano que se encuentra en el corredor de la muerte es el pelotero de ligas menores, Fabio Evelio Gómez, fue hallado culpable de matar a su novia, Joan Morane, de 18 golpes en la cabeza, con una pesa de metal.

Gómez fue sentenciado a la pena de muerte en un tribunal de la Corte Superior del condado Maricopa, en Arizona.

Gómez está acusado de matar a su novia Joan Morane con 18 golpes en la cabeza con una pesa de metal.

Gómez fue arrestado el 2 de diciembre de 1999 cuando la policía del poblado de Chandler recibió una llamada, dando cuenta de que un hombre había golpeado mortalmente a una mujer con un bate, en el apartamento 1283 del boulevard Parklane West.

Cuando los oficiales llegaron a la escena, nadie respondió.

Más tarde, las autoridades recibieron la denuncia de que la víctima, Joan Morane, había desaparecido y que residía en el apartamento 234 de la misma dirección. Ella era la novia del pelotero, quien al ser abordado por los policías, les dijo que él y la mujer se estaban mudando por lo que empacaban para irse del lugar.

El pelotero, según el expediente, tenía un colchón de aire desinflado. Habían transcurrido 4 horas del asesinato.

Gómez había cargado ya algunas de sus pertenencias en el auto y les dijo a los oficiales que tenía que ir a ver a su hijo.

A las 5:30 de la madrugada de ese día, los oficiales notaron manchas de sangre en los bordes del colchón que ya estaba dentro del vehículo y una mancha roja en un bote de basura alrededor del apartamento.

El pelotero alegó que había matado a un gato que arañó a su hijo, pero las pruebas del ADN demostraron que la sangre pertenecía a la señora Morane y confirmaron que también la había violado sexualmente.

Al día siguiente, el 3 de diciembre de 1999, la policía encontró el cuerpo de la mujer en un depósito de basura y la identificaron como Joan Rachelle Morane.

El cadáver había sido escondido a pocos metros de la puerta delantera de la escena del crimen.

La autopsia forense determinó que la causa de la muerte fueron traumas y contusiones múltiples provocados por un objeto contundente y se declaró como homicidio.

La víctima recibió 18 golpes en la cabeza con la pesa de metal y quedó virtualmente destrozada. Gómez se representó así mismo en el juicio que se le instruyó el 22 de marzo del 2001, siendo declarado culpable del asesinato y violación sexual.

Fue condenado a la pena capital el 5 de junio del 2003.

Desde entonces, se encuentra en el Pabellón de la Muerte de la cárcel estatal de Texas a la espera de la ejecución, que de ser ratificada en septiembre, lo convertiría en el segundo dominicano en ser ejecutado en ese estado.

El primero fue Carlos Santana, quien en la década del noventa del siglo pasado fue acusado de asaltar un camión blindado que transportaba millones de dólares. Ese ejecutado era nativo del costero municipio de Miches, en la región Este de la República Dominicana.

La mayoría está en la cárcel por un asesinato, aunque hay casos como el del mexicano Abel Ochoa que en 2002 mató a su esposa, a sus dos hijas de 7 años y de 9 meses, a su suegro y a su cuñada, o el del salvadoreño Héctor Medina, que mató a su hijo de tres años y a su hija de ocho meses en 2007.

La mayoría está en la cárcel por un asesinato, aunque hay casos como el del mexicano Abel Ochoa que en 2002 mató a su esposa, a sus dos hijas de 7 años y de 9 meses, a su suegro y a su cuñada, o el del salvadoreño Héctor Medina, que mató a su hijo de tres años y a su hija de ocho meses en 2007.

Otros, como el mexicano Juan Carlos Álvarez está condenado por el asesinato de cuatro miembros de una banda rival en 1998 o el también mexicano Ignacio Gómez que mató en 1996 a tres personas tras una pelea.

Por su parte, el hondureño Edgardo Cubas y el salvadoreño Walter Sorto fueron condenados por el secuestro, violación y asesinato en 2002 de tres mujeres hispanas, una de ellas de 15 años, aunque hay sospechas de que pudieron estar involucrados en más casos parecidos.

Cubas estuvo a punto de ser ejecutado en 2014, pero finalmente suspendieron su cita con los verdugos.

Otros, como el salvadoreño Gilmar Guevara, que en el 2000 mató a dos personas durante un atraco, ya han agotado todos sus recursos legales y podrían recibir una fecha de ejecución en los próximos meses.

Entre los casos más conocidos está el de la mujer británica, Linda Carty, condenada por el secuestro y asesinato de su vecina, Joana Rodríguez.

Según los fiscales, Carty estaba tan desesperada por tener un bebé y salvar su matrimonio que decidió raptar al recién nacido de Rodríguez, cuyo cadáver fue hallado un día después de su desaparición en el maletero de un vehículo.

Carty fue condenada con el testimonio de los autores materiales del crimen, pero ella siempre ha defendido que le tendieron una trampa y su caso ha atraído la atención de los medios de comunicación del Reino Unido.

La ejecución de ciudadanos extranjeros en los últimos años ha estado rodeada de polémica, ya que en 2004 la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya ordenó en el llamado “Fallo Avena” revisar el caso de 51 mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos a quienes se les violó el derecho a notificación consular.

La Convención de Viena sobre Relaciones Consulares obliga a los Estados a informar a los consulados respectivos de la detención de ciudadanos extranjeros, así como al detenido de que tiene derecho a solicitar asistencia consular.

Desde la sentencia, Estados Unidos ha seguido ejecutando a ciudadanos extranjeros, cuatro de ellos “en franca violación” del “Fallo Avena”, según sostiene la Cancillería mexicana.

El director del Observatorio Death Penalty Information Center (DPIC), Robert Dunham, dijo que “Estados Unidos ha violado las leyes internacionales en muchas ocasiones al ejecutar a ciudadanos extranjeros”.

Por su parte, el abogado de Tercero, Mike Charlton, afirmó que “Texas nunca ha respetado los derechos consulares”, por lo que no espera que la violación del derecho a esa notificación tenga ningún efecto en el caso del nicaragüense.

Según datos del DPIC, en Estados Unidos hay 139 extranjeros de 36 nacionalidades condenados a muerte, casi la mitad (61) están en California, mientras que en Texas hay 22 y en Florida 21.

Desde que el Tribunal Supremo de Estados Unidos reinstauró la pena de muerte en 1976, 31 extranjeros han sido ejecutados en todo el país.

Sobre francisco portes

francisco portes