Home / ACTUALIDAD / Mujer habla con hipopótamos de Pablo Escobar

Mujer habla con hipopótamos de Pablo Escobar

La mujer que habla con los hipopótamos de Pablo Escobar cópiaMEDELLIN, Colombia.- Pese a que pasaron dos décadas de la muerte de Pablo Escobar, parte de su legado sigue vivo y deambula sin control por el Valle del Río Magdalena, en el corazón de Colombia.

Aunque este legado no es tan peligroso como lo fue el jefe del cartel de Medellín, su existencia también pone en peligro la vida, no solo la de los seres humanos sino también la del ecosistema.

A principios de los años 80, Escobar importó ilegalmente, entre otros animales salvajes, a cuatro hipopótamos que se convirtieron en la atracción principal de su extravagante finca Hacienda Nápoles.

Después de la muerte del capo, la Dirección Nacional de Estupefacientes se apoderó de los animales de Escobar y los reubicó en diferentes zoológicos del país. Sin embargo, los hipopótamos siguieron ahí. Crecieron y desde entonces se reproducen sin control.

“Colombia se enfrenta a una invasión de hipopótamos”, advierte David Echeverri, director de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare).

Mientras expertos definen la forma más adecuada de ponerle freno a esta problemática – que se agudiza con el paso de los años – una odontóloga bogotana de 42 años habla con los poderosos animales que tienen en jaque a las autoridades ambientales de Colombia.

Ellos, (los animales) dice Lina María Lamos, “hablan con sensaciones, imágenes y pensamientos”.

Fue en uno de sus diálogos con un animal, un hipopótamo del que prefiere no revelar su identidad, que se enteró de la gravedad de la problemática creciente con los hipopótamos del capo.

Al margen de las informaciones que circulaban por los medios, Lamos supo, por boca de uno de estos gigantes mamíferos, que si no se hace algo, “y pronto”, esto puede terminar en tragedia.

“Ese hipopótamo me mostró el peligro que estaba teniendo esa otra manada de hipopótamos (los de Escobar)”.

La reveladora conversación que dice haber tenido, le mostró un camino por el que viene caminando desde hace años. La diferencia radica en que, hasta ahora, no había tenido un interlocutor tan particular. Lina había hablado con caballos, perros, gatos; pero nunca con un hipopótamo, y menos con uno de Pablo Escobar.

Desde entonces, cada dos meses llega a los predios de la Hacienda Nápoles (ahora un parque temático) y dialoga con estos animales.

“Pensé que estaba loca, pero cuando estuve en la zona comprobé que lo que este hipopótamo me estaba transmitiendo era real”.

Cuando Lina se enfrentó con esa realidad, quedó estupefacta. “Me transmitieron que estaban sintiendo miedo. Vi imágenes de caza, persecución y muerte.

Ellos ven a los humanos y se ponen tensos, nervioso y pueden atacar. Son animales territoriales”.

Sobre francisco portes

francisco portes