Home / ACTUALIDAD / Pedro Martínez entra hoy a Cooperstown; allí está Marichal

Pedro Martínez entra hoy a Cooperstown; allí está Marichal

Pedro MartínezCOOPERSTOWN, Nueva York.- Tranquilo, señor Marichal, ya no estará solo en Cooperstown. Y su acompañante llegará al ritmo de la música caribeña.

Pedro Martínez tendrá desde el domingo su placa de bronce en el Salón de la Fama, y el ex lanzador asegura que llega como representante de toda Latinoamérica y para hacer compañía a Juan Marichal, hasta ahora el único dominicano en el templo del béisbol.

“Me expresó que ya era hora que él tuviera alguien al lado en Cooperstown, y gracias a Dios yo he llegado a hacerle compañía y a mantenerlo abrazado como debe ser”, relató Martínez el sábado en la víspera de la ceremonia en la que será exaltado junto con Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio.

Marichal ingresó al Salón de la Fama en 1983, luego de una magistral carrera de 16 años en las mayores, principalmente con los Gigantes de San Francisco. Desde entonces, sólo cuatro latinoamericanos fueron exaltados por votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos o el comité de veteranos: el venezolano Luis Aparicio (1984), el cubano Tany Pérez (2000), y los puertorriqueños Orlando Cepeda (1999) y Roberto Alomar (2011).

Sin contar los jugadores de la primera mitad del siglo 20 que ingresaron por su participación en las Ligas Negras, el Salón de la Fama tendrá ocho latinoamericanos a partir del domingo: Martínez, Marichal, Aparicio, Pérez, Cepeda, Alomar, el panameño Rod Carew y el puertorriqueño Roberto Clemente.

“Represento a toda Latinoamérica”, señaló el ex lanzador de 43 años y oriundo de Manoguayabo, un pueblo a las afueras de la capital dominicana.

Martínez dijo que el viernes conversó con la viuda y los hijos de Clemente, el máximo ídolo del béisbol de Puerto Rico que falleció el 31 de diciembre de 1972 cuando se estrelló un avión en el que viajaba para llevar ayuda a los damnificados de un terremoto en Nicaragüa.

“Yo he analizado mucho la vida de Clemente y entiendo por qué se comportaba de la manera que se comportaba y como lo hacía, y cómo luchaba por la igualdad para todos nosotros los latinos”, comentó. “Me identifico mucho con él, porque yo soy una persona que expresa sus emociones, que dice lo que siente y que defiende su raza latina”.

“Para mí más que representar a la República Dominicana y Latinoamérica, es un compromiso personal”, acotó.

Martínez dijo que ese sabor latinoamericano se sentirá el domingo en la ceremonia de exaltación en este pequeño y apacible pueblo en el norte del estado de Nueva York. En la actividad se espera la presencia de cientos de dominicanos del cercano estado de Massachusetts, donde jugó siete temporadas y se convirtió en ícono de los Medias Rojas de Boston, al igual que de Nueva York, la segunda ciudad con mayor población dominicana en el mundo después de Santo Domingo, y donde el derecho lanzó cuatro años con los Mets.

Martínez dijo que él pagó el viaje a más de cien personas que vendrán desde República Dominicana.

“Yo le advertí a la directiva del Salón de la Fama, a los veteranos, a todos, que esta va a ser una inducción un poquito diferente”, indicó. “Tambora, güira, ruido, ese calor que nosotros representamos del Caribe, de Puerto Rico, la bomba y plena, la salsa, la bachata. Todo eso viene a presentarse aquí a Cooperstown”.

Martínez cree que el Salón de la Fama no tendrá que esperar otros 32 años para tener una fiesta dominicana, ya que Vladimir Guerrero será candidato para exaltación en 2017. Además, espera que su amigo y ex compañero en Boston, David Ortiz, también ingrese cuando cuelgue el bate.

“En seguida David se retire, a los cinco años, David y Vladimir Guerrero, que ya en dos años se aproxima, pueden ser los que le sigan a Pedro Martínez en el Salón de la Fama”, apuntó.

Quienes quizás nunca lo acompañen serán toleteros dominicanos como Manny Ramírez (candidato para 2017), Alex Rodríguez (activo) y Sammy Sosa (en la papeleta desde 2013), dueños de estadísticas dignas del Salón de la Fama, pero con sus reputaciones arruinadas por sus vínculos con el uso de esteroides.

Martínez señaló que antes de analizar los méritos de esos tres jugadores, habría que considerar a leyendas como Pete Rose, marginado del béisbol por apuestas, o Barry Bonds y Roger Clemens, que tampoco han ingresado al Salón de la Fama por la sombra del dopaje.

“Nuestros colegas, por más latinos, por más queridos que sean en nuestros corazones, van a tener que esperar lo mismo”, apuntó.

Más medio que Juan

Pasaron 32 años entre la exaltación del primer dominicano al Salón de la Fama, Juan Marichal, y el segundo, Pedro Martínez.

Por supuesto, es abismal la diferencia en la tecnología entre 1983 y el 2015, tanto en la República Dominicana como en los Estados Unidos.

Cuando Marichal fue exaltado hace 32 años, no había internet, Twitter, Instagram ni nada por el estilo. Se hizo una buena cobertura de parte de los medios dominicanos, con todo y las limitaciones. Y por supuesto, el ex estelar de los Gigantes de San Francisco se tomó un tiempo para hablar en español durante su discurso, televisado en Dominicana por la antigua cadena Rahintel.

Ahora, en el momento de Martínez, hay un sinnúmero de periodistas dominicanos cubriendo cada paso del oriundo de Mayoguayabo. Se manda por Twitter cada comentario con la prensa. Se publican cientos de fotos. El video de su sesión con la prensa se ve por internet a poco tiempo de realizarse. Y se hacen muchos reportajes por escrito sobre su exaltación en Cooperstown.

Definitivamente, los tiempos han cambiado.

“Para la República Dominicana (han sido) 32 años esperando, solamente con la presencia de Juan Marichal”, dijo Martínez. “Lamentablemente él no estuvo cuando la tecnología llegó al juego. Ya todas las cosas que nosotros hacemos han estado comentadas. Yo represento una nueva era, represento mi país, a Mayoguayabo y a toda América Latina”.

Ser una superestrella hoy en día conlleva cierto peso, mucho más que décadas atrás. Ahora es cada vez más difícil hallar la paz fuera del alcance de los medios de comunicación. Algunos atletas manejan esa parte mejor que otras. En la mayoría de los casos, los jugadores retirados se ven más relajados y sueltos que cuando tenían la presión de rendir en el terreno de juego y con el tiempo más limitado.

Eso se ve claramente con Randy Johnson, otro exaltado en el 2015, y otros atletas retirados.

De su parte, Martínez-siempre habilidoso a la hora de expresarse tanto en inglés como en español-está consciente de esa parte de ser un deportista de alto nivel, sea activo o retirado.

“Me siento orgulloso de llevar esa responsabilidad en esta era”, dijo el ex estelar del diamante. “Y les doy las gracias a ustedes que proyectamos cómo somos, quiénes somos y nuestra calidad como atletas”.

Sobre francisco portes

francisco portes