Home / SALUD Y BIENESTAR / Dos cosas que no sabías de cómo hacemos los bebés

Dos cosas que no sabías de cómo hacemos los bebés

B107FDB1-7607-44A1-9B3D-19403CBD5A76.jpg__270__200__CROPz0x270y200Los antecedentes evolutivos de la reproducción humana pueden aclarar muchos de los misterios más íntimos de la vida.

Te presentamos algunos datos de las raíces más profundas de nuestra cronología reproductiva que están detrás de las células sexuales, del comportamiento de apareamiento, la gestación y la forma como cuidamos a nuestros bebés.

1. ¿Por qué los testículos de los hombres se encuentran en el exterior del cuerpo?

En la mayoría de los mamíferos, incluidos todos los primates, los testículos descienden desde su posición inicial junto a los riñones, hacia un escroto que se encuentra fuera de la cavidad corporal.

La explicación más aceptada para el descenso de los testículos es que está relacionado con la elevada temperatura corporal típica de los mamíferos. Sabemos que cuando los testículos de un hombre permanecen dentro de la cavidad corporal, se produce infertilidad.

Al parecer, una temperatura más baja favorece el almacenamiento de espermatozoides.

Sin embargo, está claro que la producción de espermatozoides puede ocurrir dentro del cuerpo, ya que algunos mamíferos —como los delfines, los rinocerontes y los elefantes— producen espermatozoides aunque sus testículos no descienden. Estos tienen adaptaciones especiales para almacenar los espermatozoides en sitios donde la temperatura es menor.

2. ¿Cuántos espermatozoides se necesitan para garantizar la fertilización?

La respuesta breve es que se necesita solo un espermatozoide para fertilizar un óvulo. De hecho, es desastroso cuando dos o más espermatozoides fertilizan un óvulo, porque solo debe haber un paquete de cromosomas paternos.

Existen mecanismos especiales para evitar que varios espermatozoides fertilicen un óvulo. Sin embargo, la eyaculación humana promedio contiene 250 millones de espermatozoides.

¿Por qué tantos? En varios estudios se ha demostrado que los hombres cuyas eyaculaciones contienen menos de 60 millones de espermatozoides tienden a tener problemas de fertilidad. La fertilidad mejora conforme aumenta el conteo de espermatozoides hasta cerca de 200 millones, pero después de esa cantidad el incremento ya no parece tener efectos en la capacidad de fertilizar.

Solo unos cientos de los millones de espermatozoides que se eyaculan terminan cerca del óvulo. Parte de esa disminución sirve para eliminar los espermatozoides no aptos.

Los espermatozoides deformes son filtrados por la mucosa del cuello del útero (cérvix) y probablemente se filtren otros tantos en la trompa de Falopio, un conducto que permite que los óvulos lleguen desde el ovario hasta la matriz. Se cree que se necesitan tales cantidades de espermatozoides para garantizar que solo un espermatozoide de alta calidad llegue al objetivo.

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster

Deja un comentario