Home / ACTUALIDAD / Mujeres violadas se ‘purifican’ cargando sobre cabeza piedra de 10kgs

Mujeres violadas se ‘purifican’ cargando sobre cabeza piedra de 10kgs

la indiaLA INDIA.- Ser víctima de una violación es una de las experiencias más duras para una mujer. Sin embargo, la tortura para las víctimas de abusos en la India solo acaba de empezar ya que en algunas aldeas después deben someterse a un ritual de purificación para evitar ser expulsadas de la comunidad por “impuras”.

Es la historia de una joven de 23 años, que no puede ser identificada por motivos legales. Vivía con su esposo y dos hijos en Surat, cuando fue secuestrada en julio del año pasado y violada en repetidas ocasiones por un grupo de más de cinco hombres a lo largo de ocho meses. Cuando fue liberada, la víctima estaba en la última etapa del embarazo, por lo que la Alta Corte de Gujarat ha rechazado su petición de abortar.

Sus suegros no permitieron que regresara así que su esposo se ha visto obligado a abandonar a sus padres para estar con ella. Por otra parte, los padres de la víctima están felices de tenerla de regreso en Davaliya, pero también están preocupados por el bebé que nacerá pronto y causará un gran impacto en el resto de la familia.

Las violaciones suponen un estigma para toda la familia. “Tengo otros dos hijos, ambos solteros. Si ella tiene al bebé y decide quedarse con él ninguno se podrá casar”, ha expresado la madre. “Mi hijo de 14 años se verá descastado. La única forma de evitarlo es que ella sea sometida al chokha thavani viddhi, el ritual de purificación, y cualquier cosa que decida la comunidad será definitivo”, ha añadido en declaraciones a la cadena británica BBC.

Para no suponer una carga para su familia ha decidido someterse a una prueba de purificación. Uno de los ancianos del pueblo, Odhabhai Devipujak, ha contado que este ritual de purificación está dirigido por un sacerdote tántrico, que practica magia negra y cree en los poderes supernaturales, y que existe desde antes de que se establecieran las cortes y la Policía.

El sacerdote le plantea a la joven varias preguntas y después comprueba que está diciendo la verdad tomando una pizca de semillas de cebada de una bolsa y pidiéndole que diga si el número de semillas que tiene en la mano son un número par o impar. Si la víctima responde incorrectamente entonces el tántrico considera que ha mentido en sus respuestas.

Tras esto, la joven tiene que repetir el proceso con una piedra de 10 kilos en la cabeza, que ha de mantener hasta que el sacerdote considere que está diciendo la verdad. “En ocasiones dura meses la purificación porque inicialmente la gente miente, pero la diosa lo sabe y finalmente tienen que decir la verdad”, ha afirmado el anciano.

La purificación

Este ritual sólo se lleva a cabo en los pueblos de la comunidad de Devipujak de Gujarat, a la que pertenece la víctima. El grupo de Devipujak sigue un estricto sistema religioso y de castas y tiene sus propias cortes comunitarias. No está claro si estas audiencias son aprobadas o condenadas por las autoridades, pero la Policía nunca las ha investigado.

“Una vez que la joven queda purificada y pasa la prueba, nadie puede señalarla o proscribirla ni a ella ni a su familia. Pero si no pasa la prueba y la diosa dice que es impura, entonces será excluida de la comunidad”, ha añadido el anciano.

Sardarshin Mori, amigo de la familia de la víctima, ha expresado que sólo las mujeres son sometidas a esas pruebas. “Si un esposo tiene dudas sobre su mujer, o una joven soltera es acusada de tener un amorío, para purificar a esa mujer y liberarla de cualquier acto inmoral, debe llevarse a cabo un proceso de purificación”, ha afirmado.

“En el caso de los hombres, las cortes comunitarias conducen pruebas para comprobar si están diciendo la verdad, pero no se realiza una purificación”, ha afirmado. “En el caso de los hombres, las cortes comunitarias conducen pruebas para comprobar si están diciendo la verdad, pero no se realiza una purificación”, ha agregado.

El esposo de la víctima, un carretillero, ha asegurado que seguirá defendiéndola. “Voy a estar a su lado. Tengo dos niños y ya no puedo casarme otra vez”, ha dicho. La víctima piensa que parte de ella quiere quedarse con el bebé, pero que tanto su destino como el del bebé están en manos de las 100 o 200 personas que están tomando parte en el ritual de purificación. “Si he hecho algo malo, la diosa se lo dirá” ha declarado la joven.

Sobre francisco portes

francisco portes