Home / ACTUALIDAD / La alianza Miguel-Danilo ¿para qué?…

La alianza Miguel-Danilo ¿para qué?…

 

JOSE A. NÚÑEZ PÉREZPOR JOSE A. NÚÑEZ PEREZ.- El intríngulis de este asunto tiene varias interrogantes, sintetizadas en un punto nodal que nadie discute, ya que un acontecimiento tan incrédulo e importante, que no se planificó, se ejecutó tan rápido, es como se dice; “después de la tempestad viene la calma”.

Es decir, cuáles son las razones o los motivos ocultos que presenta esta alianza, sin dejar de mencionar los inconvenientes que debe superar (Ese es el intríngulis), toda vez que el asunto que prima es lo personal, el yo, obviamente.

También, existe una evidente y aparentemente disimulada sed, para apoyar al ejecutivo desde los puestos públicos por parte de los nuevos aliados y salvadores del anhelado desarrollo social del país. Ahora resulta y viene a ser que ellos (Los del PRD), son el complemento ideal de lo que “nunca se ha hecho”.

Ya entrando al ¿para qué? de esta sorpresiva alianza estratégica Miguel-Danilo, observamos, que por el lado de los perredeístas, ciertamente, en honor a la verdad, si la dirección del PRM, especialmente su candidato presidencial, el licenciado Luís Abinader, no el líder del la nueva estructura (Hipólito Mejía), con viejos dirigentes o dirigida mayoritariamente por hombres y mujeres muy adultos, setentones y más, hubiese sido más hábil políticamente, él, hoy estuviese encabezando la alianza con el ingeniero Miguel Vargas y su equipo.

Pero entre los del PRM y el PRD, sigue teniendo mucha incidencia el asunto personal más que el político, y de un lado y del otro, el meterse los pies o aplicar la política del cangrejo es su fuerza motriz principal, es decir, ni tú ni yo, y de ser usted, que venga el otro. Algo que no debe dejarse de descatar es el dolor individual que siente cada uno ello, causa principal de su alejamiento.

Esas son dos de las variables que posibilitaron la susodicha alianza de color lila. También, otro elemento que se menciona y que lo delató uno de sus diputados, su vocero por cierto, el señor Ruddy González, es que ellos habían dado su apoyo como bloque a la Reforma Constitucional de forma independiente, para que se permita la reelección presidencial. Vaya usted haber que perla.

Entonces, se entiende que el líder del buey que más halaba, ya golpeado por las encuestas y súper fragmentado por las divisiones que aún persisten, hace su jugada maestra, y como para el presidente Danilo Medina, ya con Leonel deplomado y arrinconado, era vital vender una Reforma de consenso y quién más que el símbolo del jacho prendío legitimada la jugada maestra del silente y discreto mandatario.

Lógicamente, ese logo del PRD no tiene precio en la política criolla, inclusive, está en la casilla número uno de la boleta electoral, evidencia de lo que fue, no ya de lo que es, así pues, el PRD legitima la negada, criticada y deseada reelección a Danilo Medina, mientras que éste les da el oxigeno que necesitan de urgencia los blancos y la píldora de que puedan subsistir para el futuro como fuerza política mayoritaria.

En definitiva, subyacen elementos fundamentales, los intereses comunes y cada uno tenía lo ideal para consumar lo del otro y si quienes podían evitarlo se comportan con torpeza (PRM), y donde los intereses personal superan los ideológicos, se complementó el pragmatismo y el país quedó ojos abiertos y sorprendido.

Este acuerdo entre Miguel y Danilo, en un primer momento favorece las intenciones reeleccionistas y la hace ver de consenso, pero en definitiva el gran beneficiado será el ingeniero Vargas Maldonado y su decadente PRD para estas elecciones generales, ya que posiblemente esta alianza no cause los resultados esperados a nivel de la sumatoria de votos a los del PLD y si lo hace, estarían como un excedente al decir de las encuestas, ya que las intenciones del voto a favor del licenciado Medina supera el 80%.

Finalmente, lo que sí es seguro, es que esta alianza le va a garantizar curules congresuales y municipales, además de algunas sindicaturas que se veían como un imposible, sin dejar pasar por alto su integración a la administración pública.       

 

 

Sobre francisco portes

francisco portes