Home / SALUD Y BIENESTAR / (Muy cierto)-Mujeres se arreglan más para trabajar que para sus parejas

(Muy cierto)-Mujeres se arreglan más para trabajar que para sus parejas

mujer-exitosa-300x175Cuatro chicas exitosas, adictas a la moda y con un estilo fa-bu-lo-so. Hace casi diez años que Carrie Bradshaw y sus tres amigas de Sex and the City no están en el aire, pero su look de profesionales cool anclado eternamente en los treinta “largos” sigue siendo el Norte de la mayoría de las trabajadoras que ya pasaron los 40 y los 50.

Un artículo publicado recientemente por The New York Times asegura que la mayoría de las mujeres de más de 50 que recurren a un tratamiento estético están más preocupadas por conservar su trabajo que sus maridos. Hoy los dermatólogos y esteticistas de la Gran Manzana atienden a un nicho de la población relativamente nuevo: profesionales, de determinada edad, que no desean verse obligadas a poner en un segundo lugar su carrera por ser percibidas como demasiado viejas.

“Recibo a los CEO de grandes empresas que quieren mantenerse activas aún cuando ya pasaron hace rato los 60”, confiesa Macrene Alexiades Armenakas, la dermatóloga de moda entre las ejecutivas neoyorquinas. La médica asegura que estas mujeres, acostumbradas a mandar en organizaciones poderosas, quieren verse jóvenes, pero no adolescentes.

En Argentina, si bien el horizonte laboral no se extiende tanto como en Estados Unidos, psicólogos, esteticistas y especialistas en recursos humanos coinciden en que la edad también es un condicionante de gran presión para las mujeres, para quienes el “look” laboral ya es más importante que producirse para sus propias parejas. Quieren verse “frescas”, con un estilo que no las aleje demasiado de sus competidoras de la franja de los 30. Quieren parecer vitales, pero maduras como para dar órdenes.

“Vivimos en una sociedad en donde la imagen cada vez cobra mayor peso”, dice Sofía Scagliotti, directora de Negocio de la división Argentina-Uruguay de la consultora de Recursos Humanos HR Consulting. La especialista admite que las mujeres de 45-55 años pueden sentirse amenazadas “por el entusiasmo, la energía, la agilidad y la frescura de la sangre joven, pero también se reconocen con un aplomo que proviene de los años vividos, del criterio que desarrollaron y la autonomía que lograron en sus carreras”. El look que buscan tiene que ver con ese mix. “La mayoría quiere ver cambios estéticos pero de forma natural: una armonía en el rostro que no llame la atención, pero logrando una frescura y un rejuvenecimiento que se note”, explica Damián Jemián, dermatólogo del sitio de belleza Almashopping.com. Mabel Stella, jefa de producto de la marca de belleza Laca coincide: “Buscan verse más lindas y más jóvenes, aunque llevando los años con orgullo.

Quieren sentirse igual o más atractivas que antes. A veces la imagen puede ser una presión en ciertos trabajos”.

A todas les importa mucho lo que los demás dicen de ellas, especialmente si es un compañero o un subordinado. “Si les hacen un comentario positivo, enseguida te lo hacen saber. Y vuelven a probar con eso que generó el halago”, dice Adriana Szapinka, directora de Biozone.

Para Laura Orsi, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), la presión tiene que ver con un cambio de roles. “ Antes había menos posibilidades de elegir y de mantenerse en actividad profesional después de cierta edad. Hoy, muchas mujeres de más de 50 participan activamente en la vida laboral, social y hasta política. Son líderes, forman opinión, pero además son mujeres. Y quieren estar impecables, a la moda”.

Y todo tiene su costo. Trabajar nueve o diez horas diarias, viajar, asistir a reuniones y estar online todo el tiempo no es lo mismo a los 60 que a los 30. Las huellas de ese trajín son las que sacan turno con el dermatólogo o la cosmetóloga.

La mayoría de los centros de estética y marcas de belleza aseguran que entre un 50 y un 70% de sus clientas tiene más de 45. “En el último año las consultas de mujeres de más de 40 años crecieron el 23%”, asegura Andrea Souto, gerente general de Figurella.

“Llegan informadas y muy influenciadas por los medios”, dice Fernando Felice, cirujano plástico y director del Centro Vesalio Estética. El especialista asegura que la mayoría de las profesionales de más de 45 llega con nombres de famosas cercanas a su edad a las que ven como “modelos de madurez”. Andrea Frigerio, Nequi Galotti, Araceli González van a la cabeza de la “buena piel argentina”.

En el camino prueban múltiples opciones. “Tienen menos miedo al quirófano que las más jóvenes”, agrega Felice. La blefaroplastía (levantamiento de párpados) y el lifting facial son las cirugías más pedidas por las mayores de 50. Y entre los procedimientos no quirúrgicos: el botox y los rellenos de ácido hialurónico. Algunas vueltas para que el espejito siempre cante que somos las más lindas.


Fuentehttp://www.clarin.com

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster

Deja un comentario