Home / ACTUALIDAD / Fiesta en Vietnam, celebran 125 anos del nacimiento de Ho Chi Minh

Fiesta en Vietnam, celebran 125 anos del nacimiento de Ho Chi Minh

HOC CHI MIGNVIETNAM.- El líder vietnamita, Ho Chi Minh, el héroe nacional, sigue siendo venerado en su país, 125 años después de su nacimiento, destacándose el desinterés de su figura entre los más jóvenes.

La imagen del “tío Ho”, como le apodan con cariño los vietnamitas, permanece omnipresente en las calles de Vietnam, ya sea en pancartas propagandísticas, en los retratos y bustos de los edificios públicos, en billetes de la moneda local o en los monumentos construidos para glorificarlo.

El último es una imponente estatua de 7,5 metros de alto inaugurada el pasado domingo en pleno centro de la ciudad que hoy lleva su nombre, la antigua Saigón, donde aún se respira la efervescencia de las celebraciones por el 40 aniversario del fin de la guerra, el pasado 30 de abril.

Muchas familias exhiben en su casa un pequeño altar con el retrato de Ho Chi Minh, como si fuera un antepasado familiar, pero ese entusiasmo cuasi religioso decae entre los jóvenes nacidos a partir de la década de los 90, cuando el país comenzó su apertura al exterior.

Chau, una mujer de 32 años, se lamenta de que en las escuelas ya no se estudie la vida de Ho Chi Minh con el mismo detalle que antes.

“Los niños de nuestra generación teníamos que pasar a los 9 años un examen sobre su vida, ahora ya no lo hacen. No saben ni dónde nació, ni su verdadero nombre, ni cómo inició su camino hacia la independencia”, protesta en un perfecto español.

Linh, una joven de 23 años interesada por la historia de su país, explica que su curiosidad es una excepción en su grupo de amigos.

“Siento un gran respeto por su increíble personalidad y porque sacrificó su vida por nuestra patria, pero a mis amigos no les interesa nada”, comenta resignada.

Varias generaciones de vietnamitas han estudiado en las escuelas la agitada biografía del primer presidente de Vietnam, que siempre tuvo en como objetivo la liberación de su país.

Nacido el 19 de mayo de 1890 en la provincia central de Nghe An con el nombre de Nguyen Sinh Cung, pronto destacó en los estudios y a los 19 años comenzó a ejercer como maestro en el sur del país.

Pero la vida tranquila que le ofrecía la enseñanza no satisfacía a aquel joven inquieto y ávido de aventuras, y en 1911 se embarcó como fogonero en un mercante rumbo a Francia.

Cuando inició aquel viaje, ignoraba que no regresaría a su patria hasta tres décadas más tarde, convertido en un adalid de la lucha por la independencia tan admirado como misterioso.

Durante ese tiempo, vivió en Estados Unidos, Inglaterra, Rusia y sobre todo en Francia, donde destacó en círculos políticos próximos al comunismo por su elocuencia y su ardiente nacionalismo.

En los años 30, al tiempo que iba creciendo el movimiento independentista en Vietnam, inició una actividad política frenética, viajando constantemente en busca de apoyos y organizando el Partido Comunista vietnamita desde París, Moscú, Hong Kong o Bangkok.

Maestro del disfraz, políglota y con innumerables seudónimos, fue detenido por la Policía en diferentes países, pero empleó su aguda inteligencia para escabullirse en cada ocasión, y logró regresar a su patria en 1941, haciéndose pasar por un periodista chino.

Allí, oculto en las montañas de la frontera con China, organizó junto al general Vo Nguyen Giap la resistencia contra los japoneses primero y contra los colonizadores franceses después hasta la victoria final de Dien Bien Phu en 1954.

Sus episodios más oscuros, silenciados por la historia oficial vietnamita, se produjeron en la década de los 50, cuando ordenó la ejecución de decenas de miles de campesinos para imponer una reforma agraria.

Durante sus últimos años, en plena guerra contra EEUU, adoptó un papel menos preponderante en el Gobierno de Vietnam del Norte, manteniendo su influencia pero menos pendiente de la las decisiones políticas cotidianas.

Falleció en 1969, a los 79 años, aquejado de numerosos problemas de salud y ya convertido en ídolo de masas de Vietnam, respetado incluso por sus enemigos.

Pese a que pidió en su testamento que su cuerpo fuera incinerado, los dirigentes del régimen comunista prefirieron construir un mausoleo en su honor frente al palacio presidencial que ocupó y embalsamar su cuerpo a imagen de Lenin, uno de sus grandes referentes comunistas.

Hoy, miles de turistas de todo el mundo soportan a diario colas de más de una hora para observar unos segundos el cuerpo momificado de una de las figuras políticas más destacadas del siglo XX.

Tomada de Listín Diario.

 

Sobre francisco portes

francisco portes