Home / ACTUALIDAD / Temidos mafiosos colombianos ‘lavaban’ dinero en iglesia RD

Temidos mafiosos colombianos ‘lavaban’ dinero en iglesia RD

Los capos....... 1SANTO DOMINGO, R.D.- El procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, informó el martes en la noche que República Dominicana abrirá de inmediato una investigación sobre la captura de varios de los miembros del ‘clan Úsuga’, de Colombia, que encabeza el supuesto narcotraficante Dairo Antonio Úsuga, de quien dicen es el hombre más buscado de ese país y a quien atribuyen utilizar una iglesia protestante dominicana para el lavado de dinero y de igual modo una ONG para sacar su dinero de ese país.

Domínguez Brito informó que establecería un contacto con las autoridades de Colombia para profundizar los detalles del caso, mientras, apoderaba a la Unidad Antilavados de Activos de la Procuraduría para dar seguimiento al caso.

Los medios y las agencias internacionales de prensa revelaron ayer que Dairo, mejor conocido como Otoniel, estaría “lavando” dinero a través de “una fachada espiritual y humanitaria”, específicamente de comunidades religiosas y de al menos una organización no gubernamental.

Entre el grupo de capturados por las autoridades del país sudamericano fue identificada Martha Cecilia Madrid, mejor conocida como “La Jefa”, hermana de la compañera sentimental de Dairo y a quien señalaron como “la encargada de transformar el dinero ilícito producto del tráfico de drogas en bienes lujosos en sectores exclusivos del país y en República Dominicana”, indicó la policía en un comunicado.

Según el reporte oficial, La Jefa mantenía contactos con el representante de una iglesia protestante dominicana, y a través de millonarias donaciones, que en el papel aparecían como aportes humanitarios, los condicionaba para que adquirieran suntuosidades, chalets, vehículos de alta gama y apartamentos en la zona costera del país. De igual forma las autoridades ofrecen una recompensa de unos dos millones de dólares para quienes entreguen información que permita dar con “Otoniel”.

Según las informaciones publicadas en agencias como AP, el diario El Tiempo y otros, los resultados de esta labor, tienen que ver con los esfuerzos desplegados por la Dirección de Inteligencia, que culminó con la captura, en Magangué (Bolívar), de Félix Mauricio Sierra Yepes, alias Felipe, segundo líder de la estructura Héroes del Sur de la banda emergente ‘clan Úsuga’.

Criminal peligroso

El detenido estaría vinculado en al menos 43 homicidios selectivos y ataques en contra de la población civil y estructuras de Ecopetrol y presuntamente sería el responsable del 80 por ciento de las extorsiones en los municipios de San Pablo, Simití y Cantagallo (sur de Bolívar) y Puerto Wilches y Barrancabermeja (Santander). Entre sus presuntas víctimas figurarían servidores públicos.

Según estos reportes , en la mañana de este martes estaba programada la audiencia de legalización de captura de La Jefa, también conocida como La Negra, cuñada de Otoniel, y le imputarían cargos a un hombre conocido como el Pastor Jorge, a quien señalaron como un supuesto líder cristiano de República Dominicana, que llegó a Turbo, Antioquía, para liderar una secta religiosa, lo que usaba de fachada para comprar bienes en su país y que era una manera de sacar el dinero de los Úsuga de Colombia. También se tenía prevista la comparecencia de un hombre identificado como El Obispo, detenido en Cali y a quien acusan de usar una ONG, de la cual era líder, al servicio de la banda.

El más temido

Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, máximo jefe de la banda criminal los Urabeños, es hombre más temido de Colombia, por ofrecía más de 1 millón de dólares.

Dairo Antonio Úsuga era la sombra de su hermano Juan de Dios, alias Giovanni. Ambos hijos de dos campesinos del corregimiento de Necoclí, Antioquia. Los Úsuga comenzaron su carrera criminal en las filas del Epl en 1987. Tras la desmovilización de esta organización en 1991, ingresaron a las Farc, donde estuvieron hasta 1996. Pero las diferencias con sus comandantes los llevaron a tocar las puertas del clan Castaño, quienes los acogieron rápidamente, ya que eran avezados en técnicas de combate y conocían como la palma de la mano el Urabá.

Fueron fichas claves para la expansión del paramilitarismo en Colombia. Fue entonces que los hermanos se dividieron por primera vez. Mientras Giovanni se quedó colaborando con Fredy Rendón Herrera, alias el Alemán, comandante en Urabá del bloque Élmer Cárdenas, Otoniel fue enviado a los Llanos Orientales junto a Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, a apoyar el proyecto de autodefensas de Miguel Arroyave, que creó el bloque Centauros. Desde finales de los 90 y principios del nuevo milenio se empezó a consolidar la relación entre los Úsuga, los Castaño y los Rendón Herrera.

Tras la muerte de Arroyave, Don Mario y Otoniel regresaron al Urabá. En esos momentos se entregó el Alemán en medio del proceso de desmovilización. Sin embargo, los dos hombres que volvían de los Llanos, Giovanni y Henry de Jesús López, alias Mi Sangre —capturado el 20 de octubre de 2012—, crearon en 2008 las Autodefensas Gaitanistas, que después se denominaron los Urabeños, para continuar manejando el narcotráfico.

Tras la captura de Don Mario en 2009, los Úsuga tomaron el mando de los Urabeños. Pero el 1º de enero de 2012, Giovanni murió en medio de un enfrentamiento con las autoridades, quienes ingresaron a la finca donde el clan familiar celebraba el año nuevo. Otoniel se salvó porque se había ido una hora y media antes de que se iniciara el operativo. La muerte de su hermano, a quien siguió desde los 16 años en el mundo criminal, desató su furia y ordenó un paro armado en pleno en el Urabá y gran parte de la costa Caribe. Las autoridades poco o nada pudieron hacer.

Fue entonces que inició su guerra frontal contra los Rastrojos para apoderarse del tráfico de drogas. Uno de los grandes capos de Colombia, Daniel el Loco Barrera, lo calificó como “un animal, un animal (…) Él mata por matar, a niños, al que sea, no le importa”. Puntualizó que si Otoniel no moría, otras 400 personas fallecerían. Según el Loco, una persona como Dairo Úsuga, a quien hizo Vicente Castaño y que pasó por manos de temidos jefes ‘paras’, “¿merece una oportunidad para vivir?”.

Los golpes más significativos a la familia Úsuga, además de la muerte de Giovanni, fueron las capturas de John Fernando Giraldo Úsuga, alias Simón, y su hermano Juan Diego, en mayo de 2012 en Medellín. Ese mismo año, el 17 de julio, cayó Alexánder Montoya Úsuga, alias Flaco, comandante de los Urabeños en Turbo (Antioquia). El siguiente familiar en ser retenido por las autoridades fue Luis Fernando Úsuga Arango, alias H20, Eleno o Ferney, quien terminó en prisión en abril de 2013. La más reciente estocada, como se dijo anteriormente, fue en el círculo más cercano de Otoniel: su hermana Nini Johana y Cero Siete terminaron en manos de la justicia el pasado 13 de diciembre.

Para las autoridades, en estos momentos hay dos hipótesis del poder del clan Úsuga, los últimos sobrevivientes del círculo cercano de los hermanos Castaño. La primera es que en estos momentos Otoniel no le rinde cuentas a nadie y maneja a su antojo el negocio del narcotráfico, o sigue siendo un subordinado de los Rendón Herrera, a quienes les estaría cuidando su imperio. Lo único claro es que si no se captura este año a Dairo Antonio Úsuga, después será imposible y se perderá el control del Urabá.

Sobre francisco portes

francisco portes