Home / ACTUALIDAD / Réplicas causan pánico entre sobrevivientes al sismo de Nepal

Réplicas causan pánico entre sobrevivientes al sismo de Nepal

NepalNEPAL.- Después de dormir dos noches en las calles, decenas de miles de nepalíes se aferraban a no ingresar a sus hogares ante aterradoras réplicas el domingo mientras removían los escombros en busca de desaparecidos.

Un acre humo blanco se eleva sobre el templo hindú más venerado del país, donde decenas de cadáveres son cremados a todas horas, en medio de la devastación causada un día antes por un potente terremoto que sacudió la nación del Himalaya y que mató a más de 3,200 personas, según el último balance oficial.

Grupos de ayuda recibieron las primeras informaciones sobre remotas aldeas de montaña- reportes que sugieren que muchas de ellas cerca del epicentro quedaron enterradas bajo los aludes de piedras.

Los deslaves impidieron que los equipos de rescate que tratan de usar los caminos en la montaña llegar a quienes requieren ayuda, dijo Prakash Subedi, jefe de distrito en la región Gorkha, lugar del epicentro del sismo.

“Aldeas como esta se ven afectadas rutinariamente por aludes, y no es inusual que aldeas completas de 200, 300 y hasta 1,000 habitantes queden completamente enterradas tras la caída de rocas”, aseguró el socorrista Matt Darvas en un comunicado de su grupo, World Vision. “Es probable que el helicóptero sea la única vía para acceder a esos pueblos remotos”.

El terremoto del sábado, de magnitud 7.8, sembró el terror en Katmandú, en localidades más pequeñas e incluso en las laderas del monte Everest, donde provocó una avalancha que enterró parte del campamento base lleno de escaladores extranjeros listos para intentar hacer cumbre en el pico más alto del mundo. Al menos 18 personas fallecieron y otras 61 resultaron heridas.

Por temor a que ocurrieran nuevos sismos, decenas de miles de personas atestaron durante el día las calles y durmieron durante la noche en parques o en un campo de golf. Otros acamparon en plazas al aire libre entre edificios agrietados y pilas de escombros. Se escuchaba periódicamente el sonido de las aspas de un helicóptero cuando las aeronaves sobrevolaban la zona.

El graznido de los cuervos se mezcló con gritos de terror mientras la tierra temblaba en la capital nepalí a primera hora de la tarde del domingo con una réplica de magnitud 6.7, mientras aviones llenos de suministros, médicos y equipos de ayuda de países vecinos empezaban a llegar al país empobrecido del Himalaya. No se reportaron víctimas del nuevo temblor, pero tuvo un enorme efecto psicológico.

“No nos sentimos para nada seguros. Ha habido muchas réplicas. No paran”, declaró Rajendra Dhungana, de 34 años, que pasó el día con la familia de una sobrina a la que incineraron en el Templo Pashuputi Nath en Katmandú.

Sobre francisco portes

francisco portes