Home / ACTUALIDAD / Los españoles acuerdan, por convenios congelar salarios a uno de cada cuatro trabajadores

Los españoles acuerdan, por convenios congelar salarios a uno de cada cuatro trabajadores

post-defaultREDACCIÓN DANDO EN EL CLAVO, ESPAÑA. La polémica propuesta del Fondo Monetario Internacional (FMI) para rebajar salarios (hasta un 10% en dos años) a cambio de que las empresas se comprometan a crear empleos ya tiene parte del camino recorrido. Al menos, en lo que concierne a los salarios.

Los convenios registrados hasta julio, según difundió este jueves elMinisterio de Empleo, dan fe de que 671.739 trabajadores, un 28% de los 2,4 millones de asalariados incluidos, han aceptado congelarse el sueldo este año. La estadística refleja que hay incluso 6.320 trabajadores que se bajarán el salario (un 2,9% de media). En el conjunto de los 904 convenios depositados, el alza salarial apenas llega al 0,65%, casi un tercio de lo que reflejaban los pactos colectivos en julio del año pasado.

La congelación salarial es una práctica creciente, que va mucho más allá de lo asumido por el sector público. De hecho, el Ministerio de Empleo solo informaba de subidas salariales por debajo del 1% hasta mayo, mes en el que incorporó dos nuevas categorías: “igual al 0%” e “inferior al 0%”. Y lo que en convenio es ya una moderación salarial casi absoluta, se traducirá a final de año en descensos de sueldos generalizados.

En la nota informativa que acompaña a los datos, Empleo advierte de que “la variación salarial media pactada para 2013, del 0,65% hasta julio, es una cifra muy provisional al haber sido calculada en función de muy pocos convenios”. Y enfatiza que los datos hacen referencia a lo pactado, no a lo que finalmente ocurre. “La estadística no recoge información de las modificaciones realizadas al margen de los convenios ni, por el momento, de las modificaciones salariales acordadas en el marco de de inaplicaciones de convenios”, añade en referencia a los 1.574 descuelgues —la vía abierta por la reforma laboral para que las empresas planteen cambios unilaterales de los convenios— en lo que va de 2013.

En los últimos años, la variación salarial teórica recogida en convenio ha sido mayor a la que luego tuvo lugar en la práctica. La tendencia se extremó en 2012, el primer año de aplicación de la reforma laboral del Gobierno del PP, que confirió mayor poder de negociación a las empresas en plena recesión. El año pasado, la variación salarial pactada fue del 1,2% (1,4% tras aplicarse cláusulas de garantía por desvíos respecto a la inflación). Pero según la encuesta de coste laboral que elabora el INE, el sueldo bruto pagado por trabajador en 2012 bajó un 0,6% respecto al año anterior.

En 2012, se pactó un alza del 1,2%, pero en la práctica hubo una caída del 0,6%

Los datos más recientes evidencian que las bajadas de salarios se están generalizando, aunque no en la magnitud que receta el Fondo Monterario Internacional, una propuesta que concitó el rechazo unánime de partidos políticos y agentes sociales. En paralelo a la moderacion salarial casi absoluta que reflejan los convenios, los datos trasladan una aceleración de la bajada de sueldos. En el primer trimestre, los salarios pagados por trabajador caían ya un 0,8% respecto al mismo periodo del año anterior. Y las grandes empresas, en la información que suministran a la Agencia Tributaria, dan cuenta de que las remuneraciones por empleado cayeron un 1,3% en junio respecto al mismo mes de 2012.

En el mismo periodo, las grandes empresas, que emplean a 4,4 millones de personas, redujeron sus plantillas otro 2,5%. En el conjunto de la economía se han perdido unos 600.000 puestos de trabajo respecto a julio de 2012. Y es aquí donde la ecuación del FMI chirría, pese al controvertido respaldo del comisario europeo de Economía, Olli Rehn, quien llegó a echar sobre “los hombros” de quienes “rechacen de forma instantánea” la iniciativa, “la enorme responsabilidad del coste social y humano” del paro. Hasta ahora, en la economía española, los descensos salariales no se han traducido en la generación de nuevos puestos de trabajo, sino en todo lo contrario. Y el propio FMI no anticipa que se vaya a crear empleo hasta 2016, pese a la notable contención salarial, que ha permitido, en poco más de tres años, recuperar el terreno perdido en la década anterior en la comparación de costes laborales con la zona euro. Desde 2010 hasta ahora, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores (la diferencia de la variación salarial con la inflación) supera ya el 6%.

El FMI pide que la remuneración baje más, aunque sigue sin crearse trabajo

“Resulta indignante e intolerable que Rehn quiera trasladar la responsabilidad del drama del paro sobre aquellos que se opongan a esta medida”, censuró este jueves el colectivo Economistas frente a la crisis, que recalcó que en España ya se está produciendo un descenso salarial. En junio, fue la Organización Internacional del Trabajo, la que advirtió de los riesgos de prolongar la devaluación salarial.

Los ajustes laborales han contribuido a recomponer los excedentes empresariales, que según el último informe del servicio de estudios del BBVA se encuentran en niveles “históricamente elevados”, algo que le hace ser optimista sobre un próximo aumento de la inversión,paso previo a la recuperación en el empleo. En contra juegan la falta de perspectivas, la ausencia de crédito y, sobre todo, el alto nivel de deuda acumulado por las empresas, que destinan sus recursos a amortizarla.

Los sindicatos y la oposición han mostrado un rechazo contundente a la iniciativa del FMI, mientras el Gobierno y la patronal han optado por destacar que en España ya se firmó un acuerdo de moderación salarial entre los agentes sociales, vigente hasta 2014. Para este año, la recomendación general de ese acuerdo es un incremento salarial cercano al 0,6%, que es la opción pactada para la mitad de los trabajadores (1,2 millones) cubiertos por convenios. Pero, en la práctica, la reforma laboral y la recesión han desbordado ya el pacto de los agentes sociales.

Sobre francisco portes

francisco portes

Deja un comentario