Home / SALUD Y BIENESTAR / Mitos y verdades sobre cómo criar a un bebé

Mitos y verdades sobre cómo criar a un bebé

dt.common.streams.StreamServer_4Cada quien tiene su técnico y método para criar a los más pequeños. Sin embargo, hay una lista de actitudes y acciones que ciertamente deberías evitar. Te invitamos a ver la siguiente lista de los peores consejos sobre crianza que una puede recibir. ¿Te son familiares?

el mundo tiene creencias sobre cómo se debe correctamente a un niño y hay muchos mitos detrás de ellas. Mira el y aprende las verdades sobre los mitos más populares, aclarados por la doctora Ana Rita Olivero.

1. Este chico se queda con hambre: ay, ay, ay la combinación de recién nacido con padres inexpertos, con gente que habla de más. Tuve la suerte de hacer oídos sordos a este comentario, porque parece que la gente mayor quiere a los chicos bien robustitos. No pueden verlos llorar y sugieren que comencemos a meterles biberones con de vaca para que duerman más, supuestamente gracias a la panza llena. Pero hoy se sabe que no es bueno que estén excedidos de peso y que no hay alimento mejor que la leche de la mamá. Si no llegara a alcanzar, que lo diga su pediatra cuando lo controla.

2. No le des el chupón: este consejo lo recuerdo como si fuera ayer. Que si lo hacía no se los iba a poder quitar jamás, que luego seríamos esclavos del adminículo, bla, bla, bla. En mi experiencia, si desea o no el chupón lo decide cada chico. Hice exactamente lo mismo con mis dos niñas; a la más grande nunca le gustó, en cambio, la pequeña no quiso dejarlo hasta los 3 años. Pero a la vez me servía porque calmaba mucho su ansiedad. Cada pequeño es distinto, no se puede aplicar un solo método para todos.

3. Duérmelo en otra habitación lo antes posible:qué difícil me resultó, pero debo decir que lo intenté con la mayor. Al mes ya estaba en el cuarto de al lado. Recuerdo que una vez que me había levantado para darle el pecho casi se me cae, porque me quedé dormida sentada en la silla. Por suerte de un sobresalto desperté antes de que llegara al piso. Ya con la menor, ni siquiera hice el intento. Por una situación personal por la que estaba pasando, recién la acomodé en el otro cuarto a los 6 meses. ¿Se preguntan cuál de las dos durmió mejor? Ninguna. Por eso pienso que el tiempo ideal para cambiar al bebé de la habitación es el que decidan la mamá y él.

4. No lo metas en tu cama: este consejo es similar al anterior. ¿Por qué tiene que haber una sentencia? Hay días y situaciones que ameritan que un niño duerma con sus padres. Obviamente, tomando todos los recados necesarios cuando es recién nacido. Creo en el instinto de madre y que no le pasará nada malo. Eso sí, traten de que se haga amigo de su cuna en algún momento y no esperen a que le crezcan los bigotes.

5. Déjalo llorar: los tiempos cambian y hoy se sabe que no es bueno dejar que un pequeñito llore hasta el cansancio. Si se queja es porque necesita algo, quizá no sea hambre ni tampoco que le cambien el pañal, tal vez reclame sólo afecto, contención, el calor de su madre. ¿Por qué negárselo?

6. Ponle un poco de miel o azúcar al chupón para que se calme:quizá si se calme, pero arruinaremos su salud. Primero, pone en riesgo su futura dentadura y segundo, la miel puede traerles cierto tipo de enfermedades y alergias, porque no está pasteurizada. Por ejemplo, el botulismo.

7. No lo besuquees demasiado: ¿cómo no besar esos mofletes? ¿Cómo resistirse a esa barriga mullida, a esos rollos…? Bésalo mucho porque el afecto nunca será demasiado para él. O quizá si te pida un poco de recato cuando sea preadolescente.

8. Rasúrala cuando nace para que le crezca mejor el pelo:es un mito. Su calidad de cabello dependerá de sus genes. Con mis hijas no lo hice y ambas tienen un pelo hermoso, la grande, tupido y la otra, muy fino pero bello también.

9. Ya es hora de que deje el pecho: otro pacto entre madre e hijo. Parece que a los demás les molesta verte alimentar a tu retoño con tu propio cuerpo, pero no los escuches. Hoy la Organización Mundial de la Salud intenta concienciar a las madres que no dejen de amamantarlos, al menos, hasta que cumplan su primer año, aunque aseguran que es mejor hacerlo hasta los dos. No hace falta tanto si no lo sientes, pero es importante que no te dejes influir por lo que piensen los otros respecto de un tema tan íntimo.

10. Que comience el jardín cuando sea más grande: no señor. Los niños deben estar socializados cuanto antes, mientras sea un lugar confiable y que ellos disfruten. Es peor estar encerrados en su casa entre adultos, si tienen la posibilidad de jugar con sus pares.

11. Que no se levante de la mesa hasta que termine todo su plato:a veces pretendemos que un chico coma como un adulto. La realidad es que muchos de ellos no están tan interesados en la comida como nosotros, además, necesitan raciones más pequeñas. Recuerda que le estamos enseñando hábitos y no es bueno que coman sin hambre.

Fuente: Yahoo

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster