Home / ACTUALIDAD / Le cantan 14 años a dos narcos mexicanos incriminaron a El Chapo

Le cantan 14 años a dos narcos mexicanos incriminaron a El Chapo

Pedro y Margarito FloresCHICAGO.- Los hermanos mexicanos Pedro y Margarito Flores fueron sentenciados este martes a 14 años de prisión cada uno por su participación en el tráfico de drogas para el cártel de Sinaloa en Chicago y otras ciudades de Estados Unidos.

Un juez federal redujo significativamente sus sentencias en recompensa por cooperar en los juicios a Joaquín El Chapo Guzmán y otros líderes del cártel mexicano.

Ambos fueron calificados por la fiscalía como los informantes narcos más valiosos en la historia. El juez Rubén Castillo los catalogó como los mayores narcotraficantes que comparecen ante su tribunal.

“Aunque no voy a sentenciarlos a cadena perpetua, ustedes saldrán de aquí con una sentencia de por vida”, les dijo el juez, quien agregó que tendrán que protegerse el resto de sus vidas por temor a la venganza. Una vez que salgan de la prisión, “cada vez que arranquen su automóvil se preguntarán si estallará”.

La sala de la corte fue rodeada de medidas especiales de seguridad y, al hablar ante el juez, Margarito Flores dijo con voz entrecortada que se sentía avergonzado de poner a su familia en peligro. “Nunca me lo voy a perdonar”, manifestó.

A su vez, su hermano Pedro dijo que se hacía responsable de su carrera de traficante de drogas y del daño que causó.

“Deseo agradecer a Estados Unidos por darme la oportunidad de no pasar el resto de mi vida en prisión”, afirmó.

Por motivos de seguridad, los dos se declararon culpables de un cargo de asociación ilícita con fines de narcotráfico en una audiencia a puertas cerradas en 2012.

Si no cooperaban, los fiscales dijeron que los mellizos habrían enfrentado casi seguramente cadena perpetua. Pero el gobierno solicitó una sentencia de unos 10 años y no más de 16 al señalar que “su cooperación permitió instruir de cargos a Guzmán y otras 50 personas”.

Su padre, Margarito Flores, parece haber pagado la cooperación de sus hijos con la vida. Fue secuestrado en México en cuanto se difundió la noticia sobre la cooperación de sus hijos, según documentos del gobierno.

Después de informar a los agentes estadounidenses en 2008 que deseaban ser informantes con la esperanza de recibir sentencias menos duras, los hermanos siguieron en contacto con líderes narcos durante meses, a veces grabando sus conversaciones.

Según el fiscal, “a pesar de un gran riesgo personal y de sus familias”, los hermanos Flores se convirtieron a partir de 2008 en “testigos extraordinarios” que permitieron apuntalar casos sin precedentes contra miembros del cártel de Sinaloa y la Organización de los Beltrán Leyva.

Los informantes realizaron a pedido del gobierno estadounidense más de setenta grabaciones telefónicas incriminatorias con miembros de ambos cárteles, incluyendo dos de El Chapo Guzmán y su hijo y lugarteniente, Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

Su negocio delictivo era tan provechoso que los mellizos, que ostentaban alhajas y manejaban Maseratis, contrataron personal de tiempo completo para que contara la ola de dinero que recibían. Para fines de la década pasada habían enviado de contrabando a México unos 1.800 millones de dólares, dijeron los fiscales.

Los hermanos ascendieron en la jerarquía de la organización. Sólo después que los dos huyeron de Chicago a México en 2004, al parecer temiendo su arresto tras una instrucción de cargos en Milwaukee, empezaron un ascenso meteórico. A mediados de 2005 se reunieron con Guzmán en el reducto montañoso de éste para hacer tratos, dice la acusación.

Los dos manejaban su operación estadounidense desde un rancho en México, donde daban órdenes por teléfono. Su red se extendía desde la central de Chicago hasta Nueva York, Detroit y Washington DC, además de Los Angeles y Vancouver.

Sobre francisco portes

francisco portes