Home / ARTES Y ESPETACULO / Módica, un Patrimonio de la Humanidad de estilo barroco

Módica, un Patrimonio de la Humanidad de estilo barroco

Modica,_Duomo_di_San_GiorgioLa Unesco ha buscado catalogar y conservar aquellos espacios más especiales del planeta a través de los Patrimonios de la Humanidad. El título, otorgado a 1.007 lugares en el mundo, cuenta con su epicentro en Italia, país que recopila 50 Patrimonios Mundiales y donde destacan importantes espacios como el centro histórico de Roma, el Monte Etna y la ciudad de Módica. El corresponsal en Madrid de Informe21, José A. Puglisi, ha ido hasta la deslumbrante Módica para conocer más sobre una de las cunas del barroco siciliano.

“Módica es la ciudad de las 100 iglesias”. Así lo indican sus ciudadanos, llenos de orgullo, a todos los turistas que están interesados en conocer la historia de la ciudad que nació en el siglo VII AC durante el proceso de colonización griega en Sicilia. Una localidad que, a pesar de haber padecido los devastadores efectos de terremotos (1613 y 1693) y de inundaciones (1833 y 1902), ha logrado mantener casi intacto su arquitectura de estilo barroco siciliano, convirtiéndose en una de las representaciones más impresionantes de la isla italiana.

Módica hay que comprenderla como el compendio de dos grandes bloques: Módica Alta, donde radican los orígenes históricos más antiguos de la ciudad; y Módica Bassa, siendo esta una extensión de la primera durante los últimos siglos. Es importante destacar que, desde hace poco tiempo, la ciudad ha ido expandiéndose y creando la denominada Módica Moderna, donde están los suburbios de la Sorda (Sacro Cuore), Monserrato e Idria. En cualquiera de estas zonas, el estilo barroco está presente, motivo por el que la Unesco decide incluirla en los Patrimonios de la Humanidad como una de las “ciudades del barroco tardío de Val di Noto”.

Image

Módica, que cuenta con un económico agrícola y turístico, está llena de sorpresas. La ciudad cuenta, por ejemplo, con tres grandes representaciones artísticas eclesiásticas, como son la Catedral de San Juan, cuyo pico alcanza la altura de 500 metros sobre el nivel del mar; Catedral de San Jorge (Duomo di San Giorgio), una de las más impresionantes obras de la ciudad que, según el historiador de arte Maurizio Fagiolo dell’Arco, podría ser inscrita entre las siete maravillas del mundo barroco; y la Iglesia de San Pedro, que cuenta con un campanario de 49 metros de alto y cuyos orígenes remontan al 1350.

Entre iglesias y estructuras barrocas, Módica también impresiona con el puente Guerrieri, de los más altos de Europa con 126 metros de altura. La historia también ayuda a que la ciudad vista sus mejores galas a través del de los Condes de Módica, el Palazzo Polara e, incluso, la casa natal del escritor Salvatore Quasimodo (Premio Nobel 1959) o del científico y filósofo del Siglo XVIII: Tommaso Campanella.

Image

Para descubrir los detalles más mágicos de Módica es importante estar muy atento. Por ejemplo, al pasear por la calle Corso Umberto I, resulta interesante fijarse en los anuncios inscritos en las paredes, ya que una delgada línea indica el nivel de agua alcanzado en las inundaciones de la ciudad. Una imagen que se hace aún más impresionante cuando se conoce que las dos principales calles de Módica eran originalmente dos ríos y que, con el paso del tiempo, quedaron solidificadas hasta convertirse en las principales arterias viales de la ciudad. No por casualidad a la ciudad también se le conoce como la “Venecia del sur”.

Módica ha aprendido el arte de sobrevivir. Tras sobreponerse a invasiones, terremotos e inundaciones, la ciudad conserva íntegro su espíritu y, piedra a piedra, sigue escribiendo una historia única para la humanidad, eso sí, siempre firmada desde la elegancia del estilo barroco.

Image
Foto cortesía de José Puglisi

Demás fotos de Google

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster