Home / SALUD Y BIENESTAR / ¿Es verdad que los antidepresivos favorecen la obesidad?

¿Es verdad que los antidepresivos favorecen la obesidad?

flickr_circle-of-antidepressants_Emuishere-Peliculas_2013_12_06Los antidepresivos se recetan usualmente cuando el mismo cuerpo tiene dificultades en la producción de la serotonina o de la norepinefrina, pero la efectividad en el tratamiento de estos trastornos emocionales aún es incierta ya que producen ciertos efectos secundarios que, tarde o temprano, pueden empeorar el estado de ánimo.

Los antidepresivos, los bálsamos contra la depresión o la ansiedad, han formado parte de los tratamientos psicofisiológicos desde la década de los 50. Conforme la ciencia avanzaba, se fueron diversificando hasta obtener cinco tipos con base en su influencia sobre el sistema nervioso: los que inhiben los neurotransmisores (IMAOs, ISRSs e IRSNs), o los desbordaban dentro del cuerpo (tricíclicos y NaASEs).

Cuando se prescriben los antidepresivos, usualmente es cuando el mismo cuerpo tiene dificultades en la producción de la serotonina o de la norepinefrina (neurotransmisores de la felicidad): se segregan en exceso o en insuficiencia.

De acuerdo con la Royal College of Psychiatrists, después de tres meses de tratamiento, sólo el 50 por ciento de los pacientes mejoran con este  de tratamiento. Por consiguiente, su efectividad en el tratamiento de estos trastornos emocionales aún es incierta ya que producen ciertos efectos secundarios que, tarde o temprano, pueden empeorar el estado de ánimo.

Las personas que realmente necesitan tomarlas temen los efectos secundarios, tales como el aumento de peso o la desaparición de la libido. En consecuencia se empieza el ciclo de: depresión-  antidepresivas- aumento de peso- empeoramiento de la depresión-y, de nuevo, al inicio. Pero ¿qué tan verídico es que las personas aumenten de peso por las pastillas?

Por un lado, la JAMA Psychiatry explica que, efectivamente, algunos fármacos antidepresivos pueden provocar subir de peso. En un estudio con más de 19 000 pacientes bajo tratamiento farmacológico, se descubrió que los ISRSs causan un ligero aumento de peso; mientras que los otros antidepresivos lograban que se perdiera medio kilo.

Por el otro, una investigación publicada en el Public Library of Science (PLOS) encontró que los antidepresivos están fuertemente asociados con la obesidad: de las personas que estaban bajo tratamiento farmacológico, 14 por ciento tendían a tener sobrepeso y 71 por ciento a ser obesas, en comparación con las personas que no estaban tomando pastillas antidepresivas (en especial los tricíclicos). Creen que este fenómeno se deba a que éstas estimulan el apetito.

Si nos damos cuenta, ambos estudios puntualizan, de manera paradójica, los efectos secundarios de los ISRSs y los tricíclicos. Para PLOS, existe una asociación entre los tricíclicos y la obesidad, mas no entre los ISRSs y el aumento de peso; mientras la JAMA explica que los ISRSs son factores para el aumento de peso, y los tricíclicos para la pérdida de kilos. Es importante notar que el estudio de la PLOS no midió si los pacientes eran obesos antes de la investigación, o que la JAMA no probó contundentemente que los antidepresivos fueran los responsables de ese efecto secundario.

¿Entonces? De acuerdo con Anne Grundy, autora de la investigación del PLOS, “Conforme aprendemos más acerca del aumento de los niveles de obesidad en la población, comprendemos cuáles son los efectos secundarios de los antidepresivos para desarrollar intervenciones o estrategias que ayuden a prevenir la obesidad.”

Existen diferentes tipos de depresión o de ansiedad tratadas con los antidepresivos: la depresión distímica o depresión grave, la ansiedad severa y ataques de pánico, el trastorno obsesivo compulsivo, trastornos de la conducta alimentaria, trastorno de estrés postraumático y el dolor crónico.

Cada  de este trastorno provoca diferentes efectos sobre el individuo: en ocasiones causa un aumento de peso, en otras, su reducción. Esa misma situación también se extrapola al uso de los fármacos, los cuales pueden funcionar efectivamente sin aumentar el peso, o pueden reforzar la depresión produciendo sobrepreso u obesidad.

La prescripción de antidepresivos es un proyecto de prueba y error, tratando de encontrar la balanza entre el tipo de depresión que el paciente tiene, cuál es el neurotransmisor que provoca su estado de ánimo, cuáles son los factores que conllevan a los pacientes a comer, entre otros.

Y por mientras, el paciente sufre de los síntomas de la depresión… Los fármacos no son suficientes para el tratamiento de este trastorno emocional. Es importante encontrar maneras saludables que nos hagan sentir mejor: psicoterapia, terapia ocupacional, ejercicio, una buena alimentación, actividades que fomenten la relajación, remedios con base en hierbas, fototerapia, entre otros.

Fuente: Mamá Natural

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster