Home / ARTES Y ESPETACULO / Merenguero típico pone en peligro vida de seguidores.

Merenguero típico pone en peligro vida de seguidores.

WILMAN PPOR FRANCISCO PORTES B.- El merenguero típico conocido en el ámbito artístico como Wilman Peña arriesgó recientemente la integridad física de quienes asistieron, en Monción a una fiesta que éste tocaría en el Cerro Bar, con motivo de la celebración de las  fiestas patronales de ese laborioso y decente pueblo.

El artista fue contratado para amenizar la fiesta a las 11:00 p.m.; pero el flamante interprete se apareció  al lugar próximo a las 3:00 de la madrugada, encontrando a los asistentes irritados, con sobrada razón, ya que ellos habían pagado RD$500.00 pesos por la entrada y también estaban consumiendo bebida desde temprano.

Los asistentes reclamaban que les devolvieran el dinero que habían pagado para ver al artista, llegando algunos a reclamar, que como los engañaron, entonces tenían que regalarle la bebida consumida; el administrador del citado establecimiento se vio en la obligación de retornar parte del dinero que pagaron como entrada, causándole perdidas a los organizadores del evento y al establecimiento como tal.

El irrespeto del artista, entiéndase Wilman Peña llegó tan lejos que quiso hacer como Pilato, trató de lavarse las manos, arguyendo que fue la administración que le impidió subir a tiempo, cosa inaudita, porque todo el que contrata un artista quisiera verle llegar temprano a su actividad.

Después que me llegaron las quejas, conversé con Marino Peralta, responsable de la fiesta, él me confirmó con más detalle todo lo ocurrido por la tardanza del merenguero. Hubo momentos en que estrellaron y desmoronaron botellas, por la impotencia causada por Wilman, poniendo en peligro a quienes aguardaban la llegada del  típico merenguero.

Esa es una praxis vetusta que ya no deja buenos resultados; pero sí descrédito para quienes se dedican a la impuntualidad, para luego provocar inconvenientes e irse con su dinero sin trabajar, debido a que siempre se le paga por adelantado.

 Quien escribe este artículo no escucha ni va a fiesta que toque un tal Camarón, del género bachata, por su impuntualidad e irrespeto al público, tampoco permito que en mi casa ni en mi vehículo se sintonice su música, y si estoy en un establecimiento donde él suene, me voy del lugar, porque me abominan y me desagradan sus temas.

El público tiene importancia capital para los artistas, sin él no hay fiesta ni fama, equivocados viven quienes entiendan lo contrario e ignoren a los que les hacen famosos; Wilman Peña cambie de actitud si quiere ser grande y tener fama, las leyendas se construyen con el trabajo digno, responsable y respetuoso. El fracaso se consigue con la arrogancia, la pedantería y el irrespeto a los demás. Quien paga quiere que le cumplan y reclama su derecho, después de haber cumplido con su deber.

Sobre francisco portes

francisco portes