Home / CIENCIA Y TECNOLOGIA / Descubren cementerio de tiburones en el Atlántico (Video)

Descubren cementerio de tiburones en el Atlántico (Video)

En pleno océano Atlántico, a 1.200 metros de profundidad el silencio y la oscuridad son casi absolutos. Pero a pesar de las difíciles condiciones, la vida prospera en el fondo marino gracias a las oportunidades que vienen desde la superficie, en forma de restos y nutrientes.

Un grupo de científicos del Instituto Marino de la Universidad de Plymouth ha publicado en la revista «Plos One» el hallazgo de un nuevo oasis de comida en medio de las llanuras del fondo oceánico. La «mesa» del banquete se encuentra, nada más y nada menos, que en un «cementerio» de tiburones situado frente a las costas de Angola, a 1.200 metros de profundidad y en un área de un kilómetro cuadrado. Allí, se han topado con los esqueletos de un tiburón ballena y tres rayas, «muertos desde hace uno o dos meses», rodeados por una amplia colección de carroñeros que se estaban dando un festín.

«Había mucho peces junto a las carcasas –los esqueletos–, como si estuvieran protegiéndolas», ha dicho el Doctor Nick Higgs, que ha dirigido la investigación. En una nota de prensa publicada en BBC, ha explicado que hay muchos estudios sobre restos de ballenas, pero ninguno en tiburones u otros tipos de grandes animales marinos.

El motivo de que no se hayan encontrado hasta ahora podría deberse a que «no se ha explorado con detalle más que una ínfima parte de los fondos profundos», en opinión de Ángel Luque, biólogo de la Universidad Autónoma de Madrid y experto en fauna de los fondos marinos.

Los esqueletos se convierten en ciudades

Cuando el cadáver de un gran animal se hunde, se convierte en el hogar de un complejo ecosistema, o dicho de otro modo, en una «ciudad» de animales y microorganismos. El cadáver, «primero atrae a carroñeros, como tiburones, luego a pequeños oportunistas, como anfípodos –animales parecidos a gambas– y después a cangrejos». Ha explicado el doctor Higgs en BBC.

Según estos investigadores de la Universidad de Plymouth, los restos de grandes animales constituyen el 4% del total de comida que llega al suelo oceánico de esa zona de Angola. «Esas carcasas pueden mantener a las comunidades del fondo marino durante semanas o meses». En palabras del biólogo marino Ángel Luque, estos restos «suponen un aporte muy local» y pueden constituir un «oasis temporal» de nutrientes en ciertas zonas.

La sorpresa de los «gusanos zombi»

En el caso del cementerio de tiburones, los investigadores han descubierto además que falta uno de los típicos inquilinos que suelen encontrarse en las carcasas o esqueletos de ballenas. Se trata de los llamados «gusanos zombi», unos pequeños animales capaces de alimentarse de los huesos. Para ello, introducen unas «raíces» en el interior de los huesos y unas bacterias que viven en su interior se encargan de descomponer los ácidos grasos allí presentes.

Fuente: abc

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster