Home / SALUD Y BIENESTAR / Un estudio confirma que el VIH parece favorecer la enfermedad cardiovascular

Un estudio confirma que el VIH parece favorecer la enfermedad cardiovascular

Un estudio parece confirmar la relación entre el  que causa el sida, el VIH, y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Este nuevo , realizado en la Universidad Johns Hopkins, en EE.UU. puede corroborar lo que otros trabajos ya habían sugerido: el VIH parece favorecer la patología cardiaca, independientemente de otros factores de riesgo. El estudio se ha publicado en «Annals of Internal Medicine».

El hallazgo es relevante porque gracias a que los avances en el tratamiento han incrementado la supervivencia a largo plazo de las personas con VIH, también lo ha hecho el riesgo de enfermedades crónicas cardiacas relacionadas con la edad.

Los investigadores estudiaron a los hombres que forman parte del Estudio Multicéntrico de Cohorte del SIDA (MACS). En  se analizó a 618 hombres infectados con VIH y a 383 no infectados de entre 40 y 70 años de edad y que habían sido sometidos a ningún tratamiento quirúrgico previo por causa cardiovascular. «Los participantes del MACS son una buena fuente de estudio ya que el grupo de control comprende hombres no infectados procedentes de la misma población de los que sí lo están» asegura Wendy S. Post, autora principal del estudio. «Esto significa que los varones no infectados del estudio comparten los mismos factores de riesgo cardiovascular que los portadores del VIH».

En este caso los investigadores han medido la presencia y extensión de la placa de las arterias del corazón y también la estenosis -estrechamiento anormal de los vasos sanguíneos- para determinar si las placas que causan el estrechamiento eran no calcificadas, en parte calcificadas (menos del 50%) o calcificadas. Una estenosis coronaria que estrecha la arteria en más de 50% indica la presencia de aterosclerosis avanzada.

Post explica que la presencia de placas no calcificadas y en parte calcificadas es significativa, debido a que son más propensas que las placas calcificadas a la ruptura y así provocar el desarrollo de un coágulo que reduce o bloquea el flujo de sangre al corazón. Dado que la placa no calcificada no es visible usando una angiografía coronaria por tomografía computarizada estándar, los investigadores inyectaron una contraste especial por vía intravenosa que mejoraba la visibilidad de estas placas.

Los investigadores encontraron que la placa coronaria calcificada era más frecuente y extensa en los hombres infectados por el VIH, lo que sugiere un mayor riesgo de infarto. Los resultados mostraron que las personas con VIH tienen una mayor prevalencia de cualquier placa, especialmente la placa no calcificada, que los varones no infectados, incluso después de tener en cuenta otros factores de riesgo de enfermedad de arterial coronaria, como el colesterol alto, tabaquismo e hipertensión arterial.

Fuente: ABC

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster

Deja un comentario