Home / SALUD Y BIENESTAR / Rituales para recibir la Navidad

Rituales para recibir la Navidad

size1_54510_slide_328639_3196605_freeLa Navidad es la temporada para renovar nuestra fe, es un tiempo para dar gracias por lo que tenemos, por lo que somos. Mucha es la energía positiva que se activa durante estas fechas y nuestra mente y nuestro corazón deben estar abiertos y conectados para recibir ese baño de energía luminosa. Compartimos algunas ideas para crear rituales significativos para estas dulces festividades.

-Los días previos a la Navidad constituyen un momento ideal para realizar limpiezas profundas en el , para mover las energías y activar la abundancia para la . Desechar por ejemplo, esas prendas que hace años están colgadas en el armario y no usamos, deshacernos de esa vieja pila de revistas que no leemos. Lo que no nos sirve a nosotros puede brindarle una alegría a quienes tienen menos: dona lo que no utilizas, tira lo que está roto.

-Para la limpieza del hogar, refresca los ambientes con esencia de lavanda. Si dejas secar un ramo colgado detrás de la puerta, su buena energía protegerá a los habitantes del hogar.

-Luego de echar mano a las tareas de limpieza: tirar, poner orden, reciclar, donar, etc., estamos en buenas condiciones para hacer algo más profundo: una limpieza emocional. Cerrar ciclos, terminar con lo que no sirve, dejar ir…soltar. Recibir la Navidad con el corazón liviano, con espacio para recibir lo que merecemos.

-Coloca guirnaldas o coronas navideñas en la  de la casa. La puerta es un símbolo, es una invitación a abrir un espacio, a traspasar un umbral. Esa invitación debe ser amable, rica en afecto, para que quienes entren al hogar se sientan bienvenidos a compartir alegrías y buenos momentos con los moradores de la casa.

-Decora tu hogar con velas, su luz aporta calidez, y la llama encendida nos ayuda a tener esperanzas. El árbol, bueno, ¡los hay muchos! Naturales, metálicos, grandes o pequeños, tradicionales o modernos, pero nunca debe faltar en su extremo la Estrella de Belén, o el Ángel de la Navidad.

-Coloca cerca del Nacimiento, objetos que simbolicen los obsequios que llevaron los Reyes Magos al Niño Jesús: oro, incienso y mirra. Puede ser un adorno dorado, e inciensos. Enciende entonces todos los días incienso y mirra para recordar a Jesús, rezarle una plegaria de agradecimiento, y sentir su luz en tu corazón.

-Destina un lugar a tu Ángel de la Guarda, que siempre te acompaña y protege, enciende una vela blanca para él, o coloca flores frescas para recordarlo, no necesita mucho más, solo que lo recuerdes y agradezcas su presencia, y estas fechas Navideñas son ideales para demostrar esa gratitud hacia su constante compañía.

-¡Que abunden entonces las velas, los ángeles, las campanas, las monedas doradas en la mesa llamando a la prosperidad, las tiernas cartas de los niños a Santa, los buenos deseos, las ramas de pino y sus piñas, el rojo y el verde de la Navidad!

Es Navidad. Llega el momento de los brindis, de las reuniones y los obsequios, pero principalmente de los buenos deseos, las sonrisas, los largos abrazos que aumentan la energía espiritual de esta fecha. El verdadero espíritu de la Navidad no debería abandonarnos a finales de diciembre, promover la alegría, el amor y la caridad es algo que podemos hacer durante todo el año.

Fuente: http://voces.huffingtonpost.com/2013/12/07/rituales-navidad_n_4404163.ht…

Sobre carlos miguel

carlos miguel
Administrador webmaster

Deja un comentario