Home / ACTUALIDAD / Ana Julia: Lo agarré de los bracitos y lo metí en el agujero

Ana Julia: Lo agarré de los bracitos y lo metí en el agujero

ESPAÑA.- El asesinato de Gabriel Cruz, un chico de ocho años que había desaparecido en Níjar, España, conmocionó al país europeo a principios de año.

La historia todavía estremece a la población: esta semana, a más de ocho meses de su muerte, ocurrida el pasado 27 de febrero, el canal español Antena 3 difundió el video donde la madrastra del chico confiesa el terrible crimen a la Guardia Civil.

“Estaba solo, jugando con un palito. Y le dije: ‘Si estás solo vení conmigo. Yo me voy a la casa de campo’. Así que nos fuimos. Cuando llegamos, yo me puse a pintar y él se quedó afuera de la casa, jugando”, dijo Ana Julia Quezada, dominicana, de 43 años, horas después del hallazgo del cuerpo, en marzo pasado, según consta en el video difundido ahora.

Según el relato de la madrastra, en un momento, ella vio al chico jugar con un hacha. Ella se preocupó y quiso sacársela. Entonces, según la mujer, el menor comenzó a insultarla: “Me dijo: ‘No sos mi madre, no me mandás, no te quiero volver a ver nunca’. Así que nos peleamos por el hacha. Se la quité y al final, con la rabia, acabé asfixiándolo, tapándole la nariz y la boca”, confesó Quezada.

Lo primero que hizo la mujer tras matar a Gabriel fue fumar un cigarrillo. “Saqué el paquete y me fumé uno. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel [el padre del chico y pareja de la mujer] así que lo mejor fue enterrarlo”, dijo.

Minutos más tarde, Quezada agarró una pala y lo enterró. “Lo agarré de los bracitos y lo metí en el agujero. Después tiré su remera a los pastizales, para despistar. Días más tarde agarré lo que quedaba de la ropa de Gabriel y la tiré dentro de un contenedor de vidrio en frente de un hotel. Al final, fui a buscar el cadáver porque me pidieron la llave de la casa de campo y me puse nerviosa”, dijo.

Quezada fue detenida en marzo, en la población Puebla de Vícar, donde vivía. El cuerpo de Gabriel estaba en su vehículo, envuelto en una manta. La mujer había sido una de las caras visibles de una campaña de difusión nacional para encontrar al chico.

El caso

Los medios españoles siguieron de cerca la desaparición de Gabriel, hijo único de padres separados. Centenares de voluntarios enfrentaron el viento y las lluvias en sucesivas recorridas por la zona donde fue visto por última vez.

Incluso la clase dirigente de España mostró su consternación, desde el rey Felipe VI, que guardó un minuto de silencio, hasta el entonces presidente Mariano Rajoy, que presentó sus condolencias a la familia.

Los investigadores buscan saber si Quezada actuó sola o incluso si es reincidente: en 1996, una niña a la que cuidaba murió al caer desde un balcón en Burgos. Pero en ese momento la investigación fue archivada sin hallar indicios de criminalidad.

Sobre francisco portes

francisco portes

Deja un comentario