Cáncer, Glutatión y Ozono.

Por Antonio Contreras B.- “cáncer”. Se conocen más de un centenar de tipos de esta enfermedad, de diferentes niveles de agresión. Muchos son susceptibles al tratamiento, y algunos son curables.

Sin embargo, el cáncer es la segunda causa de muerte en América del Norte, después de las enfermedades cardiovasculares. Un tercio de los estadounidenses finalmente morirán en algún tipo de cáncer. Cabe destacar que muchos canceres pueden evitarse mediante un régimen triple: mantener una buena dieta, evitar los agentes carcinógenos, y fortalecer las defensas del organismo.

Las células sanas tienen un mecanismo incorporado que solo permite la duplicación celular con tres fines: el crecimiento normal, la recuperación del tejido dañado, y el reemplazo de las células perdidas en el metabolismo normal del organismo. Sin embargo, las células pueden perder su capacidad para reglar el crecimiento, duplicándose incontrolablemente, y con el tiempo, formando una masa de tejido canceroso. Este tumor puede crecer lo suficiente como para desplazar a los tejidos normales, a veces liberando células enfermas que propagan el cáncer en otras partes del cuerpo por el proceso de metástasis. Los síntomas se desarrollan cuando ese crecimiento comienza a interferir con las funciones corporales, o a agotar sus recursos energéticos.

Se han escrito centenares de artículos describiendo el papel del glutatión en la prevención  de cáncer y en su tratamiento. Se dividen en tres grupos principales: Primero: la prevención, inclusive la desintoxicación de carcinógenos, la antioxidación, y el aumento de la respuesta inmunológica; segundo: las posibilidades terapéuticas, tales como las metodologías antitumorales, y el tratamiento y prevención de la desnutrición y caquexia; y tercero: la función especial de glutatiónen la quimioterapia y la radioterapia, mediante la cual se aumenta la eficacia de estos arduos tratamientos, mientras minimiza sus efectos secundario.

Debido a su gran capacidad como el mayor antioxidante de la célula, el glutatión puede absorber oxiradicales y otros radicales libres mientras se está formando en la célula. Esto evita que sucedan daños a diversas partes de la célula, especialmente al ADN en su núcleo. El glutatión aporta el beneficio adicional de mejorar el efecto de otros antioxidantes como la vitamina C, la vitamina E, y el selenio. Por si esto fuera poco, el glutatión también desempeña un papel importante en la síntesis y reparación del ADN.

El glutatión también desempeña un papel especifico en la desintoxicación de numerosos y conocidos carcinógenos y mutágenos en el medio ambiente.

Uno de los efectos de la glutatión sobre el sistema inmunológico es controlar y equilibrar el crecimiento de la células linfocitos, lo que refuerza la refuerza la respuesta inmunitaria.

Los altos niveles de glutatión claramente ayudan a proteger las células de la quimioterapia, mientras los bajos niveles la hacen vulnerables.

La quimioterapia y la radioterapia conducen a un enorme aumento de la formación de los radicales libres y la acumulación de metabolitos tóxicos. Si el problema no se resuelve, los efectos secundarios empeoran. Numerosos estudios han demostrado que cuando los pacientes se alimentan bien – especialmente cuando sus dietas incluyen vitaminas y suplementos – su tolerancia a estas desagradables terapias mejora. Los pacientes con altos niveles intracelulares de glutatión experimentan muchos menos efectos secundarios de la quimioterapia, y las células son niveles más altos de glutatión portan una mayor  protección contra el daño por radiación, disminuyendo así los efectos colaterales de la radioterapia.

El tratamiento anticáncer se acompaña por la pérdida de peso, apetito, energía y fuerza. La buena nutrición resulta fundamental, y debe incluir los suplementos dietéticos. El mismo cáncer, el tratamiento anticáncer, y el estado comprometido de la nutrición: todos bajan los niveles intracelulares de glutatión. Esto debilita a gran medida las defensas antioxidantes inmunológicas, haciendo que los pacientes, queden más susceptibles a otras enfermedades e infecciones oportunistas.

A pesar de la gran capacidad de reacción del ozono, la estructura polar de la molécula no permite que penetre a través de la membrana celular, por lo que se descartan las reacciones intracelulares del ozono.

Su acumulación se evita mediante la activación del sistema antioxidante dependiente del glutatión reducido. En los trabajos de Crow y cols. (1981) y de Rokitanski (1982), se demostró el aumento de la actividad del sistema de glutatión, que forma parte de las defensas intracelulares antioxidantes.

La optimización de los sistemas oxidantes y antioxidantes del organismo es uno de los efectos biológicos fundamentales de la interacción sistémica de la ozonoterapia, que se realiza a través de la influencia en las membranas celulares, y consiste en la normalización del balance de los niveles de productos de la peroxidación de los lípidos y el sistema de defensa antioxidante.

Como respuesta a la introducción de ozono a los tejidos y órganos, se produce un aumento compensador sobre todo de la actividad de las enzimas antioxidantes, la superóxidodismutasa, la catalasa y la glutatión peroxidasa, ampliamente representadas en el musculo cardiaco, el hígado, los eritrocitos y otros tejidos.

En dosis adecuadas, el ozono no solo no estimula los procesos de la oxidación de lípidos por peróxidos, sino que conduce a la activación de los sistemas de defensa antioxidante, particularmente la fermentativa, mediante el aumento de la actividad de la superóxidosdismutasa, y la catalasa, y también del glutatión, lo que permite la disminución de las reacciones de la oxidación de lípidos por peróxidos en presencia de radicales libres y evita la afectación isquémica de los tejidos.

El efecto terapéutico principal del ozono es que es capaz de resolver el déficit de energía a nivel celular, influyendo en los procesos reductores de energía que tienen lugar en las membranas.

Ambos procesos (estimulación de la vía de las pentosas fosfato y la glucólisis aerobia) fortalecen la producción de glutatión, que participa en la síntesis de glucógeno y grasa a partir de la glucosa.

A través del ozono, se activa la adenilatociclasa, mediador que participa en el abastecimiento energético de las células. Actuando sobre el sistema del glutatión, el ozono fortalece la glucólisis y las demás vías de oxidación de la glucosa, aumenta el aporte energético y determina, de ese modo, el efecto de influencia sobre múltiples órganos.

Regularización de la homeostasis proantioxidante:

Activación de los mecanismos de desintoxicación peroxidica: el sistema del glutatión (Rokitasnki, 1982).

Inicio no significativo de los procesos de peroxidación de lípidos en el marco de la estimulación preferente del sistema de defensa antioxidante. Aumento de la actividad antioxidante del plasma, motivado por el aumento de las concentraciones de plasma sérica, albumina e insulina.

Eliminación del déficit energético de los tejidos:

Estabilización de las membranas intraestructurales, activación de las enzimas enlazadas con las mambranas.

Crecimiento de la actividad de las enzimas de la cadena respiratoria y de la fosforilación oxidativa, restauración de la formación de energia en las células.

Efecto desintoxicante:

Eliminación de los Productos tóxicos del metabolismo por la vía de las reacciones de oxidorreducción.

Aumento de la actividad de la función desintoxicante del hígado.

Influencia inmunomoduladora:

Disminución de la agregación de trombocitos, aumento de la fibrinólisis, disminución del nivel de fibrinógeno en sangre. Estos cambios mejoran la microcirculación y restauración de la capacidad de acceso de la acción de las células inmunocompetentes a los tumores. Los cambios en la síntesis del ácido araquidónico y la disminución de la formación de una serie de metabolitos que provocan espasmos vasculares y formación de trombosis evitan otro mecanismo de alteración de la corriente sanguínea.

Mejora las funciones del transporte del oxígeno de la sangre, aumento de la provisión de oxigeno de los tejidos como consecuencia de la activación del metabolismo intracelular y el aumento de la elasticidad de las membranas de los eritrocitos, disminución de las manifestaciones de hipoxia tisular.

Activación de  la actividad fagocítica de los neutrófilos, aumento de la producción de interleucinas 1 y 2, del factor de necrosis tumoral y de la producción de interferones, mejoría del metabolismo de las células inmunocompetentes y de las propiedades fisicoquímicas de sus membranas.

Aumento de la proliferación de los linfocitos.

Aumento de las concentraciones de inmunoglobulinas en el plasma.

Prevención del desarrollo de cambios irreversibles en órganos del sistema inmunológico.

Acción antitumoral:

Inhibición selectiva del crecimiento de las células neoplásticas.

Efecto antimetastásico y efecto antiproliferativo dependiente de la dosis.

Aumento de la sensibilidad de las líneas de células resistentes a los citostáticos y a la radioterapia.

Activación del metabolismo aerobio de las células de tejidos normales.

Estimulación de la regeneración de los tejidos normales, que produce la inhibición del crecimiento de los tumores.

Comentarios
francisco portes

About francisco portes